Este jueves pasado se vivió uno de los eventos religiosos más convocantes en toda la provincia: El Milagro salteño.
Muchas personas no pudieron viajar hasta la ciudad de Salta para la gran celebración, sin embargo conmemoraron a los patronos en sus distintas localidades.
En Rosario de la Frontera más de 10 mil personas participaron de la procesión y de la santa misa en la que también estuvieron presentes autoridades municipales.
El horario de encuentro fue a las 17 horas en la parroquia ubicada en el barrio Villa Manuela. Acompañado por la banda de música municipal, los pañuelos blancos al aire recibieron al Señor y a la Virgen del Milagro para comenzar con la procesión. El calor se hacía sentir pero nada pudo con los cánticos que subían de volumen cada vez más. "Caminar con fe, sin distraerse ni hablar" fue una de las consignas del día.
La misa comenzó a las 18 horas, a cargo de los sacerdotes de la parroquia central, de los Josefinos de Murialdo y de los de Villa Manuela. El mensaje central estuvo a cargo del padre Pablo Cestonaro, quién pidió por la misericordia e integración de los que más lo necesitan y agradeció la enorme muestra de fe de los rosarinos en esta fiesta cristiana.
"Dios, nosotros somos tuyos y tú eres nuestro", repitió varias veces el párroco anfitrión. A su vez, también recalcó el mensaje del papa Francisco en la lucha contra la pobreza y la inequidad económica de los pueblos.
Algunos de los fieles que estuvieron presentes hicieron hincapié en la importancia de esta celebración: "Vengo todos los años a agradecer. No puedo viajar a Salta pero acá no falto nunca. Desde que se cumplió mi promesa, aunque me cuesta caminar, es imposible no venir", dijo una vecina de nombre Angélica.
"La fe mueve montañas. Es impresionante la gente que viene y cada vez son más con el paso del tiempo. Algunos vienen a pedir pero la mayoría a agradecer. El Señor y La Virgen del Milagro siempre están presentes en nuestro camino, nos guían y nos protegen", expresó Julio Díaz.
Al terminar la celebración eucarística comenzó el desfile cívico, donde los peregrinos que fueron caminando hasta Salta dieron el inicio. Luego, los niños de la policía infantil también quisieron formar parte de los festejos. Para terminar, los gauchos de los distintos fortines montados en sus caballos recorrieron la calle 20 de Febrero para venerar a sus patronos. La locución y animación estuvo a cargo del gaucho "Cacho" López, quien año a año conduce dichos festejos.
Cabe destacar que luego de la celebración, se pudo disfrutar en la plazoleta de Villa Manuela de distintos puestos de artesanías como así también de comidas. También hubo espacios para los más chicos con peloteros , puestos de venta de juguetes y golosinas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora