Activistas medioambientales, entre otros, depositaron el domingo zapatos vacíos en las calles de París para pedir a los más de 140 líderes mundiales que participarán mañana en el inicio de la Cumbre del Clima de París que alcancen un pacto que ayude a resolver la problemática del calentamiento global.
Una gran marcha organizada por activistas para hoy fue prohibida por el estado de emergencia impuesto en Francia tras los ataques extremistas del pasado 13 de noviembre, que dejaron 130 muertos en París. La cumbre, a cuya inauguración asistirá entre otros el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está rodeada de fuertes medidas de seguridad.
En su lugar, grupos ecologistas realizan manifestaciones en otros puntos fuera del país y algunos activistas colocaron zapatos en la Plaza de la República para representar las limitaciones al derecho de manifestación.
Protesta indígena
Por otra parte, líderes tribales de diferentes grupos indígenas de todo el mundo tienen previsto realizar hoy una ceremonia de recuerdo cerca del sitio donde tuvieron lugar los ataques extremistas.
Los activistas piden que de la conferencia sobre clima orgnaizada por la ONU, que se celebrarà entre mañana y el 11 de diciembre, salga una importante reducción de las emisiones y ayudas a los países más pobres para que puedan enfrentar las consecuencias del calentamiento global.
Negociadores de 196 países buscan un acuerdo que reduzca las emisiones a las que se atribuye el calentamiento global para limitar el aumento del nivel del mar y los climas cada vez más extremos que ya amenazan a poblaciones en todo el mundo.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora