*

Millonario robo en Orán a un prestamista colombiano
Un violento y singular robo sufrió un conocido prestamista de origen colombiano en pleno centro de la ciudad de San Ramón de la NuevaOrán.
Los delincuentes, que actuaron como un comando militar, se llevaron más de un millón de pesos, según lo declarado en primer término por el colombiano poco después de enterado del despojo.
Fuentes de la ciudad de Orán aseguraron que el ciudadano colombiano declaró informativamente en la sede de la Brigada de Investigaciones y no en la comisaría local como normalmente se hace este trámite en estos casos.
Igualmente, deslizó la fuente, se conoció que el asalto a mano armada ocurrió a las 12.30 de ayer, en un departamento del barrio Pedrana de Orán, donde cuatro sujetos a cara descubierta llegaron al lugar en un automóvil, que dejaron estacionado en las cercanías. Luego procede a llamar a la puerta de uno de los departamentos e identificarse como personal de un correo privado, que venía a entregar una encomienda para el propietario, cuya filiación no trascendió aún, pero se dice que es ampliamente conocido en el mundo de los préstamos de dinero ilegal.
La empleada del colombiano, que se hallaba sola junto a los tres hijos del prestamista abrió la puerta e inmediatamente fue reducida.
La joven de solo 20 años, de condición muy humilde, trabajaba en ese domicilio como niñera. Los delincuentes la encañonaron y la encerraron en una de las habitaciones de la casa; mientras tres revolvían el departamento un cuarto montó guardia en la puerta.
En menos de 10 minutos hallaron el botín, compuesto por más de un millón de pesos en efectivo.
Trascendió que en la casa había además muchísimos cartones de pago, una cédula donde el acreedor registra los pagos del deudor, esa cédula tiene una copia exacta en manos del deudor, quien hace lo propio cuando paga la deuda al cobrador.
No se sabe o no trascendió si estos delincuentes además se llevaron esos comprobantes de pago, que serían por una suma exorbitante de dinero quien aseguró que se trata de al menos un millón de pesos en efectivo, pero que no sabe exactamente el alcance de operación llevada a cabo por los delincuentes.
Se supo además que el ciudadano colombiano perjudicado no hacía ostentación de bienes y no era la persona con quienes los clientes trataban los micro y macro préstamos de dinero, sino el financista, por lo que no era conocido por la gente común.
"Me parece que fue entre su propia gente, una especie de mejicaneada", dijo ayer aEl Tribunouna fuente vinculada a la investigación.

Antecedentes
Un ciudadano colombiano perdió la vida en manos de un policía el 25 de octubre del 2015, cuando se enfrentaron con una patrulla que había asistido al barrio Aeroparque de la ciudad de Orán, por incidentes entre el colombiano y uno de sus clientes.
Según el informe policial el ciudadano José Henao Ortiz estaba junto a su hijo sobre calle Corrientes y pasaje Avellaneda de esa barriada, peleando con un argentino apodado Chaqueño, por cuestiones dinerarias. Henao Ortiz, de 48 años, fue baleado con una escopeta desde el móvil 1099 y luego fue derivado al hospital San Vicente de Paúl, donde murió.
Según la Policía, el móvil había sido desplazado para verificar un desorden y el que participaba del mismo intentó agredir a una mujer policía.
Créditos con solo firmar un cartón
Fuentes de la ciudad de Orán aseguraron que muchos de los colombianos asentados en los últimos años en esa ciudad, más de 6.000 en total, están relacionados con el negocio de los microcrédito a cartón firmado. Estos préstamos, la mayoría por pocos pesos, tienen la modalidad de devolución semanal, y en los casos con clientes de más confianza, quincenal o mensual.
Miles de personas ya tomaron o toman estos créditos de la pobreza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...