Ronda Rousey no fue la única en sentir mucho dolor después de perder el título de la UFC 193 del peso gallo tras ser golpeada por Holly Holm con un tremendo KO que ha dado la vuelta al mundo.

La considerada como "reina" de las artes marciales mixtas estaba acompañada de su familia el día del combate, que vivió la pelea con muchos nervios a escasos metros del ring donde posteriormente fue tumbada Rousey.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora