Embed
En el imaginario colectivo existe la fantasía que el hogar es donde más cómodas se sienten las personas, donde logran relajarse luego de una largo día de trabajo. Pero siempre existe la excepción que confirma la regla.
Una familia de Australia se llegó una desagradable sorpresa cuando, al mover la heladera de su casa, descubrió un ejemplar de la segunda serpiente más venenosa del mundo en la cocina. Lejos de tomar el reptil con sus manos, los dueños de casa se pusieron en contacto con una organización especializada en este tipo de sucesos. El hallazgo fue aún mayor cuando verificaron que la serpiente había dejado 15 huevos debajo de la heladera.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora