Embed
Ocurrió en Brasil, cuando en una obra en construcción uno de los trabajadores más jóvenes estaba absorto en su teléfono y uno de los encargados, más entrado en años, decidió darle una lección. El hombre deja su labor y le hace señas a un compañero para que registre su accionar, se acerca al muchacho, le arrebata el teléfono de la mano y lo arroja a una mezcladora, de la que el joven desesperado no logra rescatarlo, hasta que ya es demasiado tarde.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...