Mirta Kreng es la Gran Maestra del Gran Oriente Simbólico Femenino de la República Argentina (Gosfra). En abril de 2015 asumió como la máxima autoridad de la masonería femenina en el país y lleva 17 años en la institución, además de trabajar en la industria textil en Buenos Aires.
Hace días estuvo en Salta para encontrarse con las mujeres que, en 2012, formaron en la provincia la primera logia femenina del interior del país.
En diálogo con El Tribuno, Kreng se refirió a la educación religiosa en la escuela pública, que es parte de la enseñanza formal en Salta. "Personalmente considero que debemos avanzar profundamente en un cambio porque, si no, estaríamos como en las primeras épocas en que fueron colonizados los guaraníes", señaló.
Además, hizo un repaso de la historia de la masonería en el país, la incorporación de las mujeres en este movimiento y el rol social al que aspiran. "Luchamos por ideales. Somos idealistas prácticas. Tenemos nuestros ideales para llevarlos a la realidad... Y no somos secretistas. Somos discretas", definió, para agregar que Salta es abanderada en la masonería.
¿Cuántas mujeres participan de la masonería en Argentina?
En Argentina somos alrededor de 300 mujeres. Estamos en la mayor parte de las provincias del país y es nuestro proyecto llegar a todas. En este momento están trabajando en Ushuaia, San Juan y Buenos Aires. Siempre hay alguien que ingresa.
¿Ese número viene creciendo?
Muchísimo y hay mucha juventud. Traen mucha fuerza, excelentes ideas y un trabajo hacia adentro que también se proyecta para el bienestar de la sociedad en los espacios en que cada una está apta para trabajar.
¿Cómo define a la masonería?
La masonería es una institución fundamentalmente iniciática, filosófica, filantrópica y progresista. Tiene muchas otras cualidades, pero fundamentalmente esas cuatro.
Es iniciática porque, para ingresar, se pasa por una ceremonia que lleva a una vida nueva. La masonería te da un lenguaje nuevo, que es el símbolo. Símbolo viene de la palabra simbolión, del griego, que quiere decir "dos mitades hechas para reunirse". Tiene otras acepciones pero esta es la fundamental.
Al ser el símbolo nuestro lenguaje masónico, nos hace traer de nuestro subconsciente al consciente verdades universales o realidades que quizás no estábamos con los ojos preparados para ver.
Es un trabajo de perfeccionamiento humano. Es ingresar en un espacio que nos da las herramientas para perfeccionarnos más día a día.
Somos todas humanas. Se trata de ahondar mucho más nuestra humanidad y, finalmente, considerar a todos los seres humanos como nuestros hermanos. Es un trabajo que lleva toda la vida.
Personalmente, lo considero un espacio de vida, un lugar en la vida y un sentido en la vida.
Si una tiene una sonrisa amplia, en la medida en que va transitando el camino de la masonería, la sonrisa se hace mucho mayor.
Es una vida con alegría. Después, eso se traslada al medio que a uno lo rodea. Nosotros decimos "cavar pozos a los vicios y elevar templos a las virtudes".
Es filosófica, no porque vayamos a estudiar a un filósofo en particular sino porque la masonería tiene su propio método, con este lenguaje simbólico, como para que formemos una filosofía, un amor a la sabiduría, un amor al conocimiento.
También es filantrópica, porque en la palabra filantropía está encriptada la palabra amor.
Y es progresista. El sentido progresista se da cuando uno va ingresando en la orden y la orden va ingresando en nosotras. Cuando se arma esa unión es muy importante porque es una filosofía de vida.
A nuestros talleres les llamo talleres de ideas pero también se llaman logias, porque es un lugar al cubierto. También porque es el logos. Es el espacio en el que podemos expresar nuestras formas de pensamiento en libertad, igualdad y fraternidad. Ese es el progresismo.
La masonería actúa, en nuestro caso, por medio de las mujeres que se preparan en nuestros talleres para contribuir al progreso de la humanidad, como por ejemplo ocurrió en los casos de Madam Curie, Josefina Bonaparte, Gabriela Mistral, Lola Mora o Juana Manso.
Luchamos por ideales. Somos idealistas prácticas. Tenemos nuestros ideales para llevarlos a la realidad.
Hay un rol social de la masonería entonces...
Por supuesto. Por eso estamos aquí, dando la cara y dándonos a conocer como institución que integra, como otras tantas, a la sociedad y la República Argentina.
Y no somos secretistas. Somos discretas.
¿Hay una intención de difundir más de qué se trata la masonería?
No es el acto de difusión sino el de decir: "Nosotras existimos y estamos aquí". No es una difusión. Es una participación.
No hacemos publicidad de nosotras mismas. No podemos. Pero sí un acto de presencia como una institución civil.
La masonería femenina empezó bastante más tarde que la masculina...
Sí. La masonería masculina comenzó como masonería especulativa en el año 1717. La masonería femenina comienza como una masonería de adopción. Es decir, eran mujeres reunidas pero bajo la dirección de un hombre.
Luego se forma la masonería mixta y ahí las mujeres comienzan a trabajar. A fines del siglo XIX se comienza a concebir la idea de la masonería femenina, que se pone en práctica a principios del siglo XX, en la primera década, con las mujeres masones inglesas.
Hay dos grandes instituciones masónicas femeninas en Inglaterra. Tenemos en 1920 las mujeres romanas. Luego de la segunda guerra mundial, la gran logia femenina de Francia. Luego va avanzando hacia otros países.
Hay dos grandes ramas, una de Francia y otra de Inglaterra. Nosotras correspondemos a las masonas inglesas, a la línea tradicional.
¿Tradicional en qué sentido?
Nacieron en la primera década del siglo XIX. El resto está después de la segunda guerra mundial, salvo la logia femenina de Rumania de 1920.
¿Y en Argentina?
En Argentina comienzan los movimientos masónicos femeninos en la década del 90 del siglo pasado.
Nosotras nacemos el 8 de junio de 2009 con una concepción o un ideal de llevar la masonería femenina a todas las provincias argentinas y que las mujeres argentinas de cualquier lugar del país no tengan que ir a Buenos Aires para poder ingresar. Quedan pocas provincias en donde no exista un taller de ideas.
¿Salta fue una de las primeras provincias?
Salta lleva la bandera de ser el primer taller de ideas fundado en la República Argentina fuera de Buenos Aires justo y perfecto. Justo y perfecto porque fue fundado solo por mujeres salteñas, por siete maestras. Salta es abanderada de la masonería femenina.
¿Por qué cree que persiste la idea de que la masonería es algo oscuro?
Lo resumo en dos palabras: por ignorancia. La realidad es que nosotras lo que hacemos es estudiar, trabajar por nuestro bienestar, el de nuestras hermanas y el de la sociedad en la que vivimos.
Apoyamos ideales de la educación o del laicismo. También hay muchas mujeres que trabajan en género.
Hay muchas formas de trabajar para el bienestar de los seres humanos que componen la sociedad. Y lo hacemos de una forma anónima. Hay ayuda a escuelas, colaboración en la filantropía, en la caridad, pero en la caridad bien entendida. Es decir, lo hacemos pero sin decir a quién. La ayuda, cuando la das, tiene que ser anónima.
Con respecto al laicismo, Salta es una de las únicas provincias en donde la educación religiosa todavía es parte obligatoria de la currícula en la escuela pública. ¿Qué opina?
Realmente es una pena desde mi punto de vista. En este punto hablo, sí, solamente en mi nombre. La República Argentina está integrada por creyentes y no creyentes. También por una inmigración atomizada y no inmigración, desde los antiguos habitantes de la tierra hasta el último inmigrante que llega. Y somos todos argentinos.
Realmente lo considero un retraso en vez de un adelanto. No lo considero un acto de progreso. Hablo en forma personal.
Imagino a un niño que está formado con otro concepto en su hogar y que va a la escuela pública y no comprende quizás la educación religiosa porque tiene otra concepción. Supongo que le permiten no estar en esa clase. Pero quizás, con el tiempo, los padres lo tienen que sacar de la escuela porque el chico no cumple con lo que le están exigiendo o lo señalan como que tiene problemas de aprendizaje. Y en realidad no los tiene.
Creo que tenemos que ir a un país que nos integre a todos. Cada uno viene de una inmigración diferente. Personalmente considero que debemos avanzar profundamente en un cambio porque, si no, estaríamos como en las primeras épocas en que fueron colonizados los guaraníes.
La masonería no tiene nada que ver con la religión. Es una escuela de filosofía, del amor al conocimiento.
Respetamos a los que tienen creencias y a los que no las tienen porque hay seres humanos de ciencias, que confían en las ciencias, lo que es fundamentalmente confiar en uno mismo, en el ser humano y en la humanidad que nos abriga a todos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Nones Propio
Nones Propio · Hace 11 días

Que una escuela obligue a que mis hijos tomen una religión es una atentado a mi libertad. Además sabemos que en la práctica no es "religión" en el aire, sino catolicismo. Una religión monoteísta que dice que ellos son los únicos que tienen la verdad, y no son ni el 18% de la población mundial.

Nones Propio
Nones Propio · Hace 11 días

MEGA atraso.

juan  cruz
juan cruz · Hace 11 días

La Masonería fue creada en la Edad Media para ser una Sociedad Secreta que esencialmente es Anti-Católica y su fin es destruir o desprestigiar a la Iglesia de Cristo.................

Maria Fernana  Diez Quevedo
Maria Fernana Diez Quevedo · Hace 12 días

Es contradictoria. Dice respetar las creencias y pide que no se imparta educación religiosa en las escuelas salteñas. Pretende confrontar la religión con la ciencia, argumentando que hay seres humanos que confían en las ciencias. No conozco ningún rol social, ni de servicio a la sociedad de este reducido grupo. Las intenciones manifestadas en el artículo son totalmente contradictorias a la convicción de Fe de todo un Pueblo. Muy pobre el artículo, carente total de contenido.

Maria Fernana  Diez Quevedo
Maria Fernana Diez Quevedo · Hace 12 días

Es contradictoria, dice respetar las creencias y pide que no se imparta educación religiosa en las escuelas salteñas. Pretende confrontar la religión con la ciencia, argumentando que hay seres humanos que confían en las ciencias . Las intenciones manifestadas en el artículo son totalmente contradictorias a la convicción de Fe de todo un Pueblo. Muy pobre el artículo, carente total de contenido.

Se está leyendo ahora