Desde septiembre de 2014, el hospital "Dr Arne Hoygaard" de Cachi mantiene en la gerencia general a Mirta Sandoval. Con más de 20 años dentro del sistema público, la médica (especialista en terapia intensiva) es la encargada de conducir el nosocomio referente de la zona oeste.
La falta de especialistas no es ajena para la profesional y el temor de que se produzcan situaciones graves sin poder asistirlas está presente.

¿En qué condiciones atiende el hospital de Cachi?
Es un hospital que tiene que atender las cuatro especialidades básicas como clínica, cirugía, ginecología y pediatría. En este momento no está cumpliendo con ginecología porque no hay nombramiento para la especialidad.

No es una situación nueva..
Está así hace más de dos años. Es todo un tema en salud pública que los especialistas vengan hacia el interior. Es una opción de vida trabajar en los pueblos y a nosotros nos falta ginecólogo y un pediatra permanente. La comunidad, obviamente por lo que significan estas especialidades, siempre persiste en su reclamo, justo y lógico.

¿Y que pasa con las cirugías?
Si bien contamos con un quirófano perfectamente equipado y cirujano, el anestesiólogo se encuentra con carpeta médica hace más de un año, con lo cual no se puede operar y los pacientes tienen que ser todos derivados a la ciudad de Salta.

¿Cómo se atienden las emergencias ginecológicas?
Tenemos una normativa desde el Gobierno provincial: todos los casos que requieran, se deriva. En realidad todos los partos debieran ser atendidos en el hospital Materno Infantil. El tema pasa por ver si la señora que llega en trabajo de parto hasta aquí está en condiciones de ser trasladada. Por la geografía tenemos que bajar la Cuesta del Obispo y el médico debe considerar si esa paciente no correrá riesgo rumbo a la capital. De ser así, el parto es asistido en Cachi. Existen las que se denominan normas CONE que el hospital en este momento no las cumple, por eso estos casos tienen que ser derivados al Materno.

¿Realizó pedidos al respecto?
Por lo menos en mi gestión se pidió. Seguramente en la anterior también. El motivo es la falta de especialistas que quieran venir al interior. El ministerio tiene una agenda de prioridades y Cachi tiene como prioridad el nombramiento de ginecólogo y pediatra.

¿Que pasó con los sumarios administrativos iniciados a dos médicos de este hospital por supuesto caso de mala praxis?
Son dos los imputados, uno es el médico que asistió un parto y otro el que iba acompañando a Andrea Viveros (la joven madre fallecida en mayo de 2014 rumbo al hospital Materno Infantil). Este médico es el anestesiólogo que está con carpeta médica y el otro es un profesional asistente en estos momentos en el nosocomio. Sigue trabajando aquí.

¿Qué opinión tiene sobre lo sucedido con Andrea?
No puedo opinar del caso, ni como médico ni como gerente, porque no viví esa circunstancia. Me tocó lo posterior. Un día sentí sirenas y era gente que marchaba con carteles, trompetas, bombos y todos se apostaron frente al hospital. Pedían ver al médico que trabaja todavía aquí, pero él nunca salió. Lo hice yo, hablé con la gente y ellos tuvieron hacia mí una actitud muy comprensiva. por lo que pudimos dialogar tranquilos.

¿Que siente al ver el pedido de Justicia?
Como ser humano entiendo el dolor, yo también soy mamá y si se me muere un hijo no se me ocurre la dimensión del dolor de perderlo. Es entendible el sentimiento, pero no podía dar respuestas hacia lo que había pasado porque no me tocó estar. En lo que estaba a mi alcance lo hice, traje psicólogos, porque eso era lo que la familia me pedía.

¿Siente miedo de que vuelva a suceder algo así?
Es inevitable, el temor está.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia