El vintage es una manifestación de la cultura moderna, que busca reinventarse basándose en épocas antiguas, en las que el detalle y la minucia hacían parte del diario vestir, y al que hoy buscan acercarse muchas fashionistas alrededor del mundo que quieren expresar a través de su vestimenta, su propia visión del arte, la vida y lo que las rodea
Una de las definiciones más acertadas habla sobre objetos y accesorios que a pesar de tener cierta edad no son del todo antiguos, la palabra vintage era utilizada por las bodegas de vino para definir la calidad de sus mejores productos, y se ha adaptado para los objetos, que aunque con cierta edad, representan siempre calidad y exclusividad.
La moda vintage está representada por varias tendencias. Por un lado están los objetos de otras épocas, que realmente fueron elaborados entre 1900 y 1980, y que son, en general, objetos únicos, muchos de ellos elaborados a mano o de manera artesanal, y que por su calidad y detalles han sido conservados por varias generaciones.
Por otro lado están aquellos que emulan esas épocas y que han sido la inspiración de muchas de las prendas que adquirimos hoy en día, en donde el encaje, el cobre, las flores, tejidos y detalles son los grandes protagonistas.
En el imaginario común se concibe muchas veces una idea equívoca sobre el vintage, que lo cataloga de viejo y poco elegante, lo cual es una idea muy alejada de la realidad. La esencia se caracteriza por su exclusividad, finura y calidad, que han logrado que estos objetos se conserven hasta el día de hoy, además hay que destacar que fueron producidos en pequeñas cantidades, y es esta una de las razones por las cuales aún se conservan esta clase de piezas en los legados familiares, y que los convierten en elementos llenos exclusividad.
Sin embargo, no debemos encasillarnos solo en los objetos de épocas pasadas, si bien esta es su esencia, el vintage vuelve renovado y modernizado. Una muestra de ello es que este estilo ha sido imitado y retomado con inspiración por su encantador diseño, por casas de moda tan reconocidas y prestigiosas como Chanel, que lo han incluido de especial manera en sus colecciones actuales.
Algunos de estos diseños evocan los años 60, e incluyen vestidos tipo tweed con detalles en los bolsillos y románticas sandalias, que logran su máxima expresión en colecciones que no pierden vigencia bajo el sello de sobriedad que caracteriza a algunas exclusivas marcas.
La moda vintage ha sido incorporada dentro de varios grupos, y más allá de ser una tendencia, siempre ha sido un estilo de vida, altamente marcada por la apreciación hacia lo clásico, el arte y por los objetos únicos.
No obstante, no debemos desconocer que hoy su influencia ha atrapado las calles del mundo, en donde las mujeres interpretan el vintage y lo adaptan a su diario vestir. Diversos estilos como por el boho chic o el hippie chic lo incluyen, combinando materiales y accesorios que definen esta tenencia.
El secreto está en la combinación y en arriesgarse. Por ejemplo, hace unas temporadas el solo hablar de mezclar estampados era una locura. Pero esta tendencia de la década del 70 puede volver a utilizarse hoy.
Recordá que no hay nada mejor, cuando hablamos de moda y nuevas tendencias, que combinar adecuadamente y no pasarse con los accesorios.

A tener en cuenta 10 tips para elegir una prenda “de antes”

1- Probar. Al elegir una prenda vintage preguntate si no se verá como un disfraz o si usarla no te aportará más años. Es necesario que te pruebes y veas cómo te sienta la ropa.
2- Precio. No pagar disparates: todo tiene un limite para lucir original. Como la ropa vintage busca recuperar prendas de época o realizar réplicas únicas suelen encarecerse los precios.
3- Estado de la prenda. El estado de conservación de la prenda es clave. Es fundamental fijarse si no tiene manchas de óxido, roturas o decoloración.
4- Restaurar. Es indispensable contar con una costurera experta y un tintorero serio y accesible para la restauración y limpieza de cada pieza.
5- Buscar las telas. Aprovechá las prendas con telas de calidad: sedas, raso de seda, encajes y terciopelo son los boom del vintage.
6- Calidad. El hecho que lleve una etiqueta de marca reconocida no significa que la prenda sea de buena calidad. El tema es cómo fue conservado o de dónde se inspiran para esa la re plica.
7- Tu estilo. Al elegir una pieza, no sólo compres porque te parece linda sino también busca que te represente.
8- La decisión. Olvidate de las tendencias al elegir vintage. Tu silueta y tu gusto personal marcarán la elección.
9- Accesorios. Los complementos vintage pueden hacer la diferencia. Un vestidito negro podrá verse completamente diferente con una carterita de pailletes años 20, por ejemplo.
10- Vintage hoy. Para lucir bien este estilo y no morir en el intento, la clave es saber hacer el mix con la moda contemporánea.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora