A los 92 años falleció ayer Moisés Julio Blanchoud, quien fue arzobispo de Salta durante 15 años y se ganó un lugar especial en la memoria de la comunidad católica. Dejó de existir en Santa Fe, su provincia natal.
El Arzobispado había informado el viernes a última hora sobre el delicado estado de salud del religioso y ayer confirmó que su deceso ocurrió a las 16 en Santa Fe, donde permanecía internado. No se dieron a conocer detalles del cuadro clínico que sufría.
Blanchoud había nacido el 4 de septiembre de 1923 en la localidad de Esperanza. Era el noveno de 13 hijos. Su padre era inmigrante suizo. Estudió en una escuela rural, donde tuvo un maestro socialista que le enseñó a leer y escribir.
Ingresó al seminario metropolitano de Santa Fe Nuestra Señora de Guadalupe con 12 años y se ordenó como sacerdote en 1947.
Fue párroco de Santa Teresita, un barrio de la ciudad de Santa Fe. En septiembre de 1960 lo trasladaron a Río Cuarto, Córdoba, donde se desempeñó como obispo hasta 1984.
En enero de 1984 el papa Juan Pablo II lo eligió como arzobispo de Salta, cargo que ejerció hasta agosto de 1999, cuando renunció por su edad y fue reemplazado por Mario Cargnello.
Desde entonces vivía en el convento de clausura de las Carmelitas Descalzas de Santa Fe. Sin embargo, visitó Salta en reiteradas oportunidades para participar de la fiesta del Señor y la Virgen del Milagro.
"Hay que encontrarle el sentido al sufrimiento, que no viene de Dios como muchas veces nos tentamos de pensar, sino de la sociedad. Para afrontar nuestras penas solo hay que acordarse de Cristo en la Cruz", había dicho en una misa que ofreció en la Catedral Basílica de Salta el 15 de septiembre de 2006, horas antes de la procesión.
El Arzobispado de Salta difundió que hoy, a las 15, se realizará una misa para despedirlo en la Catedral de Santa Fe. Luego sus restos serán trasladados a Salta, adonde llegarán mañana a la madrugada.
El religioso será velado en la Catedral Basílica, donde lo sepultarán a los pies del Señor del Milagro. Hasta anoche no se había definido en qué horario se haría la ceremonia.
"Doy gracias a Dios"
"Doy cada día gracias a Dios y a la Iglesia por la posibilidad de haber vivido una vida de servicio", dijo Blanchoud en una entrevista con El Tribuno el 16 de septiembre de 2011.
"Tengo solamente buenos recuerdos de las consecuencias de haber seguido mi vocación. La Iglesia me ha dado mucho más de lo que puedo recibir, aunque hoy no sea dueño ni siquiera de un celular. Fueron muchos años de estudio... mis padres pudieron ver mi ordenación", agregó.
Blanchoud llegó a Salta para hacerse cargo del arzobispado sin conocer la provincia ni el norte del país. Cuando estaba cerca de cumplir 90 años, seguía dando misa y ejerciendo las tareas de párroco.
Se levantaba todos los días a las 5.30 para rezar durante una o dos horas.
Era arzobispo emérito de Salta y recordaba siempre sus días como guía espiritual de los católicos en la provincia.

La despedida en Salta

Los restos de Moisés Julio Blanchoud descansarán en la Catedral Basílica de Salta, a los pies del Señor del Milagro. Lo velarán mañana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

A una semana de las elecciones legislativas, ¿ya tenés decidido tu voto?

Si, estoy seguro
Si, pero tengo dudas
No se a quién votar
ver resultados

Importante ahora

cargando...