La Secretaría de Gestión Ambiental intervino en el cuidado de un mono Mirikiná, luego de ser incautado por el control vehicular de Gendarmería en Tres Cruces.

El portador provenía de Bolivia y se dirigía a Buenos Aires. Tendría dos meses y evalúan cuál será su destino. Es tropical y en Jujuy se extinguió hace unos 60 años.

El mono de noche o Mirikiná es un pequeño primate sudamericano de hábitos nocturnos, de hasta 1,5 kg de peso, que se distribuye desde Panamá hasta el norte de Argentina, habitando sabanas, bosques secos y selvas tropicales. En nuestro país, ocupa los bosques y sabanas de Formosa y la zona limítrofe con la provincia de Chaco.

El pelaje dorsal es pardo grisáceo, y anaranjado en la faz ventral. Se destacan en la cara, sus grandes ojos adaptados a la visión no cturna. El mirikiná come frutos, brotes, insectos e incluso, pequeños vertebrados como lagartijas y ranitas. A nivel reproductivo, se trata de una especie monógama. Tras una gestación de 130-140 días, las hembras paren una cría, raramente dos. En nuestro país el mirikiná está categorizado como Amenazado de Extinción, debido a la intensa modificación que sufre su hábitat.

 

¿Que te pareció esta noticia?

Selección Editorial

Comentá esta noticia



Te Puede Interesar

Se está leyendo ahora