El arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello, fue directo y sin anestesia contra los formadores de precios, a quienes pidió que "ganen menos" porque hoy en Argentina "hay mucha gente que está sufriendo la pobreza". Sostuvo que "en esta hora, quienes están mejor deben ayudar a quienes les va peor" y advirtió que "no podemos dejarnos vencer por la avaricia porque la avaricia excluye".
Ayer, temprano en la mañana, antes del inicio del Vía Crucis de los Jóvenes y la Familia hacia la cima del cerro San Bernardo, el también vicepresidente 2º de la Conferencia Episcopal Argentina, habló en exclusiva con El Tribuno sobre tres grandes temas como son los tres meses de gestión de Mauricio Macri, la visita del presidente norteamericano Barack Obama y de la actitud de los cristianos en este Año de la Misericordia.
¿Cómo evalúa la Iglesia estos primeros tres meses de gestión del gobierno de Mauricio Macri?
No hicimos evaluación como Iglesia. En lo personal, no sé juzgar desde lo político, lo veremos con el tiempo, tres meses es poco. Lo importante es contribuir a mirarnos todos como hermanos. Otra cosa muy importante en esta hora es que los que tienen más, los que ven que les va mejorando la cosa, no solo piensen en ganar ellos, tienen que tener espíritu solidario. No se les puede pedir esto ya, pero si les va bien que piensen en cómo generar trabajo, no solo en cómo ganar dinero. Los que les va mejor deben pensar en quienes no les va bien. Por ejemplo, que los formadores de precios ganen menos... ganen menos... No podemos dejarnos vencer por la avaricia porque la avaricia excluye.
Y todo esto, justo en el Año de la Misericordia.
El pedido es para los que tienen más, porque hoy hay mucha gente que está sufriendo la pobreza. Aquellos que hacen los precios, por favor, no solo quieran ganar dinero, ganen el amor de los argentinos porque todos queremos salir adelante, pero necesitamos que el que tiene más ayude al que puede menos. Y que juntos tengamos un mensaje de paz y de reconciliación, un lenguaje que nos permita proyectar una Argentina nueva, distinta.
Hay que esperar algún pronunciamiento de la Iglesia sobre este punto.
No, no creo. Lo que sí haremos, en el Congreso Eucarístico, es una reflexión de la Iglesia de cara al tercer milenio de la historia.
¿Cómo evalúa o analiza la vi sita que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, acaba de hacer al país?
Creo que es bueno intentar volver a relacionarnos con el mundo. Además, lo necesitamos; necesitamos vincularnos con los demás en una relación madura. La verdad, pude escuchar y ver poco de la actividad porque estuve muy ocupado con las actividades de Semana Santa. Pero he visto una buena actitud. Y, por ejemplo, me impresionó escuchar el modo como él se interesó por Argentina a partir de sus lecturas de Jorge Luis Borges y Raúl Cortazar. Su interés por (Lionel) Messi. Es como cuando uno recibe una visita en la casa y esta se preocupa por la historia, por cosas de esa casa... A uno lo hacen sentir bien. Creo que esto pasó con el presidente Obama.
¿Cuál es el eje de la reflexión cristiana en esta Pascua?
El Papa nos ha invitado, insistentemente, a descubrir cómo la misericordia es el mensaje central del Evangelio. Es interesante notar en la historia de la espiritualidad de la Iglesia que el tema de la misericordia se ha ido haciendo carne a partir de la conciencia de que Cristo es el centro del mensaje.
Esto ha calado en el pueblo de Dios, también en el magisterio de los papas, pero muy fuerte en este siglo. Y el concilio, y los papas Juan XXIII y Pablo VI hablaron de la necesidad de la misericordia como propuesta para el mundo de hoy. ¿Qué significa ésto? La misericordia es el fruto de la caridad, del amor. Dios ha creado todo por amor, pero ha apostado por la libertad y nuestra libertad es falible, cae, el pecado es parte de nuestra historia. Dios no se ha dejado vencer por nuestra debilidad, apuesta por nosotros, por el bien. Dios confía en nosotros. El mundo de hoy, tan celoso del derecho del hombre, vive la paradoja de tanto atropello contra el ser humano. El tema de la trata de personas es donde esto se pone de manifiesto con claridad, pero también están las divisiones de las familias, los niños abandonados, jóvenes sin futuros, jóvenes considerados clientes en el mundo de las armas, de las drogas.
Nosotros apostamos a que se puede empezar de nuevo. Porque Dios empieza de nuevo, porque la misericordia trata de sacar el mal y hacer mucho bien.
Para ver el video en 360º hacé click en el título del video

Embed
¿Cómo se hace para empezar de nuevo en estos tiempos que vivimos?
Depende de las actitudes de cada uno de nosotros. Tenemos que modificar nuestros pensamientos. Si yo al otro no lo miro como enemigo no le voy a hablar como si fuera un enemigo y voy a sembrar otra actitud. Claro, es una apuesta a largo alcance, pero hay que creer que de lo que nosotros hagamos, siempre queda algo. Es sembrar porque tenemos la certeza de que algo germinará. Los otros días escuché del obispo auxiliar de La Habana, Cuba, que ellos tienen que sembrar permanentemente, 57 años y sin embargo él hablaba de devolver esperanza sacando el bien que hay adentro de los demás, es decir, descubriendo el bien que tiene el otro.
Una tarea que no tendrá resultados en el corto plazo.
Es un trabajo lento, pero constante. Nuestro trabajo es personal, silencioso, sabiendo que por más que el mundo mediático nos muestre un tono de mal, el bien que yo puedo hacer no cae en saco roto. Porque eso es la misericordia: sacar el mal, todo lo que puedo, sobre todo de mi corazón, y sembrar el bien. Y eso generalmente cuesta, pero hay que pensar, por ejemplo, en esos padres que tanto hacen por sus hijos, y a veces discuten y hasta pelean, pero siempre desde el amor.

Embed
-

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


jorge Figueroa
jorge Figueroa · Hace 8 meses

y como no haces algo ya que tu sueldo es alto y vivis como un rey sin impuestos en vez de hablar hay que hacer

jorge Figueroa
jorge Figueroa · Hace 8 meses

y como no hace algo

delfin llanos
delfin llanos · Hace 8 meses

Me parece que la iglesia en Salta debería tener más compromiso, hay hambre es verdad, las autoridades (todas) deberían denunciar e intervenir en la lucha contra la pobreza, no veo que critique el accionar del gobernador, que va de gira en gira mostrándose como un jeque, con total indiferencia al pueblo que lo votó y tampoco se critica al equipo económico nacional, que por cumplir apresuradamente, con los compromisos asumidos para financiar la campaña electoral, se equivocaron terriblemente, al liberar el dólar sin contemplar que así causaban un caos en el precio de productos alimenticios, como también en los combustibles, transportes, energía, etc.; a sabiendas que de esta manera bajaban el salario de los trabajadores, que era otro de los principales compromisos con la elite de empresarios argentinos, que a viva voz decían que los salarios y las jubilaciones eran las más altas de Sudamérica, está claro que tenían un plan desde hace por lo menos 6 años, y a la gente, que nunca se preocupa por informarse, le prometieron alegría, quita de impuestos, cero pobreza y como una burla total: HAMBRE CERO. Es realmente patético ver que mientras desde el gobierno toman cada día más medidas contra el pueblo, menos personas autorizadas, como sindicalistas, fiscales, jueces, el clero, organizaciones no gubernamentales, no salen a denunciar y mucho menos a criticar este atropello, que linda casi con un modelo de una autocracia (Régimen político en el que una sola persona gobierna sin someterse a ningún tipo de limitación y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad) en este caso no es una persona sino un grupo que se preparó con tiempo, para saquear un país.

clon clon
clon clon · Hace 8 meses

MUCHA GENTE, MENOS UD,. MONSEÑOR

Maria O.
Maria O. · Hace 8 meses

El señor Mario Antonio Cargnello es otro de los personajes influyentes de nuestra sociedad que trabajo arduamente en la campaña a favor de Macri. Todavía recuerdo el discurso político que hizo el 15 de Septiembre de 2015 en el Monumento 20 de Febrero en el que indujo casi explícitamente a votar Macri. El señor Cargnello contribuyó y puso su granito de arena para que Macri hoy esté al frente del gobierno, por lo tanto el también es responsables de lo que pueda suceder en el país, sobretodo en el aspecto social.......Noto muchísimo cinismo e hipocresía en éste personaje porque ahora dice " no sé juzgar desde lo político", pero bien que cuando quiere dar su opinión y arremeter contra la clase política lo hace sin ningún tapujo y sin ninguna clase de miramientos. Es increíble!, tenemos un Papa argentino que es referente y ejemplo para toda la humanidad, pero nuestro obispo local está muy lejos imitar ese ejemplo y de seguir el camino que nos indica el Santo Padre


Se está leyendo ahora