La semana pasada varios portales locales se hicieron eco de un supuesto rescate al montañista salteño Francisco Siciliano y a un grupo de turistas en el Nevado Ojos del Salado, en Catamarca, que llega a más de 6.500 metros de altura sobre la cordillera de Los Andes. Los protagonistas de la expedición relataron que dos de los que participaban del ascenso se equivocaron de camino al regresar y eso hizo que demoraran y enviaran señales de alerta, pero desmintieron haber resultado heridos.
"Mi familia estaba buscándome a mí. El extraviado era yo, el posiblemente lastimado era yo y la realidad no fue así", contó Francisco Siciliano en diálogo con El Tribuno.
Los hechos ocurrieron entre el 24 y el 25 de febrero, cuando Francisco Siciliano, el guía Fernando Santamaría y dos turistas franceses, Michelle Huc y Frabrice Procnaro, emprendieron una expedición en Ojos del Salado.
Fernando Santamaría, guía de la travesía, explicó que habían preparado todos los elementos de seguridad y de comunicación necesarios, más el aprovisionamiento de comida.
Como iban a hacer una escalada en altura, se requiere de un proceso de aclimatación que consiste en ir subiendo de a poco para que el cuerpo se vaya acostumbrando.
El campamento base se ubicó en el cerro El Arenal, a 5.535 metros de altura. El siguiente paso fue dirigirse al campo uno, ubicado 200 metros más arriba.
"El 24 de febrero iniciamos el ascenso los cuatro", indicó el guía, quien describió que el clima era "espectacular" para la época.
Santamaría GUÍA DE LA TRAVESÍA “Como en cada salida a la cordillera, preparamos todos los elementos de seguridad y de comunicación necesarios”.
Según el relato de Santamaría, comenzaron el ascenso a la cumbre cerca de la una y a las 10 Michelle se sintió cansada. Ante esta situación, decidieron que Siciliano descendiera con ella mientras que el guía, junto al otro turista, siguió con el objetivo de llegar a la cumbre.
"Alcanzamos la cumbre a las 13. Estuvimos casi una hora arriba y luego decidimos el descenso", contó el guía.

Inconvenientes

Al comenzar a descender, el guía equivocó el camino al campo uno. "En ese momento yo, que soy el guía y responsable, cometo un error", reconoció y agregó que, por la ubicación, le resultaba imposible comunicarse con Siciliano.
La experiencia, tras años de trabajar juntos, hizo que Siciliano se percatara sobre la demora de los dos compañeros. Cerca de las 20 envió la primera alerta satelital a través del "Spot", un medio de comunicación que usan los montañistas. Si bien el equipo permite advertir sobre una emergencia, tiene programados solo tres mensajes: "Ok", "Estén atentos" y "Estamos en problemas; hay que resolverlo". Este sistema envía correos electrónicos y mensajes de texto a un determinado grupo de personas ya preestablecido.
En total fueron tres alertas, enviadas a las 20, a las 22 y a las 5 del siguiente día, 25 de febrero.
Cuando Siciliano envió la tercera, surgió otro problema. Como dejó encendido el Spot, se enviaron muchos mensajes. Esto incrementó la preocupación de los que estaban en los grupos de aviso. Sin embargo, este error tuvo su lado positivo. Dos andinistas de Tucumán se acercaron y, junto a Siciliano, ampliaron la búsqueda.
Mientras esto ocurría, el guía y el turista francés continuaron su descenso por una quebrada paralela. Saltearon el campo uno y llegaron directamente a la base alrededor de las 10.
Finalmente uno de los andinistas volvió al campo base y se dio con que Santamaría y Fabrice estaban ahí. Entonces puso de inmediato en aviso a Siciliano, quien aún se encontraba en la cumbre.
Minutos más tarde llegó a la base un montañista de Fiambalá, Jhonson Reynoso, quien también estaba en el grupo de alerta. Fue en su camioneta con dos asistentes. Un rato más tarde llegó Gendarmería Nacional.
La mayor angustia la pasaron los familiares y amigos de los montañistas, quienes, en menos de 24 horas, vieron circular versiones erróneas sobre la expedición y el paradero de Siciliano, ya que diferentes medios publicaron que había sido localizado a dos mil metros de altura.
"Yo nunca tuve contacto con Gendarmería porque estaba bajando de la cumbre cuando ellos estaban en el campo base con Fernando y Fabrice. Sin embargo, en los medios salió que fui rescatado a dos mil metros de altura", desmintió Siciliano.
Si bien destacó el papel de Gendarmería que "actuó bien, llegó a tiempo y movió un operativo grande", cuestionó "la velocidad con la que circuló una información errónea".
Los turistas agradecieron el rol que cumplieron ambos montañistas. "Siempre nos sentimos seguros", aseguraron. A diferencia de lo que indicaban las noticias, no hubo heridos ni rescatados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ernesto Ordoñez
Ernesto Ordoñez · Hace 9 meses

¿este es profesional? Parece que no paró de meter la pata todo el tiempo.

rene tarifa
rene tarifa · Hace 9 meses

Y... agradecer el que todo haya sido una suma de errores..... y decir "Si bien destacó el papel de Gendarmería que "actuó bien, llegó a tiempo y movió un operativo grande", cuestionó "la velocidad con la que circuló una información errónea". y pretender cuestionar la velocidad con la que circuló la información QUE DESPUES SE ENTERARON ERA ERRONEA, considero que está fuera de lugar. Solamente tendrían que reconocer el error y AGRADECER el que tantas personas se interesaron por ello, Esa frase puede hacerlos a los que salieron prestamente sentir un poco estúpidos, pero comos sé que son personas de BIEN, harán oidos sordos a estas estupideces manifestadas. Aunque no los conozco, FELICITO su accionar SOLIDARIO, esa solidaridad que da esperanza a la raza de humanoides, pues nos permiten ver que existen manifestaciones humanas. GRACIAS

franco gonzalez
franco gonzalez · Hace 9 meses

mas que aclaracion, creo que les toco el ego.

laura  ing
laura ing · Hace 9 meses

yo señor? no señor el señor


Se está leyendo ahora