El mundo no sale de su congoja tras la tragedia del avión del Chapecoense, el club de fútbol brasilero que viajaba rumbo a Colombia a disputar la final de la Copa Sudamericana cuando un accidente aéreo provocó la muerte de futbolistas, cuerpo técnico, directivos y periodistas que acompañaban al plantel.
En medio del dolor, monumentos, estadios y rincones emblemáticos de diferentes partes del mundo se tiñeron del color verde de la camiseta del club del sur de Brasil, en una muestra de homenaje a las víctimas. pero también de solidaridad y acompañamiento al mundo del fútbol brasilero y sudamericano, en una de sus peores tragedias.
obe.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora