El Gobierno quiere recaudar unos 200 millones de pesos con una moratoria impositiva y dispuso una nueva prórroga de la emergencia económica.
Ambos proyectos, que fueron enviados por el Ejecutivo, serán tratados mañana por la Cámara de Diputados.
El proyecto de ley que declara la moratoria fiscal para deudores de tributos provinciales hasta el 31 de agosto de 2015 tiene como finalidad recaudar 200 millones de pesos.
De esta manera se procura cumplir con la meta de recaudación proyectada para el ejercicio vigente.
La ley contempla quita de intereses sobre la deuda y reducción en multas por obligaciones impagas, y variarán según el plan de pago.
Serán mayores si se abona en efectivo y en una sola cuota. No obstante, se podrá financiar a 12 meses.
El diputado Mariano San Millán, titular de la comisión de Hacienda, anticipó que estará en sintonía con una moratoria similar que se está implementando en el país y que seguro se corresponderá con medidas parecidas en los municipios salteños.
El legislador rechazó que tenga relación con el blanqueo de capitales a través del Cedin, el instrumento que permite el ingreso de dólares al sistema.
Desde los bloques de la oposición advierten que con esta prórroga fiscal los que pierden son aquellos contribuyentes cumplidores.

Camino a los 26 años
El Gobierno que encabeza Urtubey prorrogará por otro año la emergencia económica y administrativa de la provincia.
Este régimen fue declarada por primera vez en 1990, y con la nueva ampliación cumplirá 26 años de vigencia. Diputados oficialistas afirman que la situación financiera de la provincia es buena, pero, contradictoriamente, hablan de eventuales riesgos si se levanta. No niegan que la emergencia otorga discrecionalidad para el manejo de fondos o de pautas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 12 meses

La nota, me sugiere dos cosas. La primera, que desde el gobierno se propicia el incumplimiento y se maltrata al contribuyente que pagó a tiempo, beneficiando al moroso no sólo con las quitas y reducciones, sino con la inflación, inocultable y perversa. La segunda, que compruebo que a la provincia de Salta no le llegó la "década ganada" ni el "crecimiento a tasas chinas", si es que no pudo salir de la emergencia, que en vez de tal, parece que fuera la manera normal de desenvolverse.


Se está leyendo ahora