"Oh, mi buen Jesús/ perdona nuestros pecados/ líbranos del fuego del infierno. Lleva a todas las almas al Cielo/ especialmente, a las más necesitadas de tu misericordia infinita", reza la oración en honor a Nuestra Señora de Fátima, una advocación mariana del catolicismo por aquellos que creen que la Virgen se apareció a tres niños pastores en Fátima (Portugal), el 13 de mayo del año 1917 y durante seis meses consecutivos.
Las apariciones de la Virgen es una hermosa historia de mucho atractivo, de gran candidez pero a la vez es uno de los testimonios más firmes que hasta los más incrédulos debieron aceptar y que solo puede explicarse por medio de la fe.
La historia
En la Portugal rural de 1917 era habitual que los niños llevaran a sus rebaños a pastorear. Y así fue que Lucía Santos, y sus primos Francisco y Jacinta Marto tomaban esta responsabilidad en las verdes colinas que rodean al pueblo de Fátima.
Según se desprende de las memorias de Lucía, una primera aparición de El Ángel de Portugal se les produjo en la primavera de 1916, pero nada se asemejó a las apariciones de la Virgen María ocurridas el 13 de mayo del año siguiente.
Felicidad, paz y gozo fueron las palabras que utilizó Lucía siendo una mujer mayor y una religiosa consagrada a Dios, al describir esa vivencia única, solo reservada a los seres privilegiados.
Francisco y Jacinta, quienes murieron siendo niños de corta edad, se referían a "el reflejo de luz que se aproximaba y vimos a una mujer vestida de blanco surgir de una pequeña encina". Los niños aseguraron que se trataba de la Virgen María, la cual les pidió que regresaran al mismo sitio el 13 de cada mes durante seis meses.

Milagro en Plaza San Pedro


El 13 de mayo de 1981, Juan Pablo II recorría en el papamóvil la Plaza de San Pedro en el Vaticano, cuando el turco Alí Agca extrajo un arma y disparó contra el Papa peregrino que al recibir el impacto cayó gravemente herido.
Pero el atentado del turco Alí Agca no acabó aquel día con la vida de Juan Pablo II porque según el pontífice una "mano materna" intervino.
Y mientras el Papa se recuperaba en el hospital pidió toda la documentación sobre la Virgen de Fátima. Un año después del atentado Juan Pablo II viajó por primera vez a Fátima para "agradecer a la Virgen su intervención para la salvación de mi vida y el restablecimiento de mi salud", expresó conmovido.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia