Un motociclista, que había protagonizado un siniestro vial en la capital, falleció este fin de semana luego de agonizar ocho días. El accidente ocurrió el viernes 16 en villa Primavera.
Cristian Guaymás, de 31 años, conducía una motocicleta Gilera de 110 cilindradas llevando como acompañantes a dos jóvenes de 19 años. Ninguno llevaba casco protector. Transitaban por la calle Monje y Ortega en sentido este a oeste y al llegar a la esquina de Víctor González, por causas que se tratan de establecer, colisionaron con un automóvil Renault Logan negro, remise, que circulaba de norte a sur. El vehículo era guiado por un hombre de 27 años.
Producto del impacto, Guaymás resultó gravemente herido y fue trasladado junto a sus acompañantes al hospital San Bernardo. Allí quedó internado con diagnóstico de politraumatismo.
Tras una semana de internación, el sábado por la tarde se produjo su deceso debido a un paro cardiorrespiratorio.
Interviene en el caso la Fiscalía Penal 4 que caratuló el hecho como siniestro vial con muerte sobreviniente.

Conductor atrapado
Un conductor en aparente estado de ebriedad que guiaba una camioneta VW Amarok gris perdió el control y chocó contra dos autos estacionados: un Renault 12 azul y un Fiat Uno blanco, sobre la avenida principal del barrio Solidaridad, frente a la comisaría 17, ayer por la madrugada.
Como consecuencia, el hombre de 53 años, quedó atrapado entre los hierros retorcidos. La camioneta quedó apoyada sobre su lateral izquierdo, con las ruedas suspendidas en el aire y con el frente hacia el sur.
El conductor pudo ser rescatado por Bomberos y trasladado por una ambulancia del Samec al hospital San Bernardo en código rojo con heridas de consideración, tras un extenso operativo. Allí quedó internado por politraumatismos varios y traumatismo craneal. Se negó a la extracción de sangre y permanece en observación.
La imprudencia al conducir
La falta de uso de casco y el alcohol al volante son factores desencadenantes de los accidentes de tránsito con víctimas fatales. A pesar de la ley de tolerancia cero, los siniestros viales -con o sin alcohol- se siguen produciendo en las rutas y caminos de toda la provincia.
Ninguno de los tres jóvenes que viajaban en la motocicleta que protagonizó un choque fatal en villa Primavera llevaba casco protector. Por otra parte, el conductor de la camioneta Amarok que chocó dos autos estacionados en el barrio Solidaridad habría estado alcoholizado, según fuentes policiales, y se negó a la extracción de sangre. En tanto, la lamentable estadística de muertes en accidentes se sigue engrosando. La epidemia parece no tener fin.




¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 13 meses

Deberian cambiar las leyes y mandar a la carcel al que conduzca alcoholizado y produsca la muerte de cuaquier persona, nadie que conduce sale a matar, pero los que beben son en muchas ocaciones asecinos en potencia, los que prometen cosas en campañas politicas y no cumplen ninguna deberian hacer halgo contra esta gente que mata o al parecer no le importo perder a familieres por causa de no estar en condiciones de manejar


Se está leyendo ahora