Decenas de remiseros y taxistas que trabajan en Tartagal se movilizaron ayer para pedir mayor seguridad y los dueños de las empresas se reunieron con las autoridades en busca de una solución.
El pedido de los remiseros que por lejos son los trabajadores más expuestos a los episodios de inseguridad, se agudizó la semana anterior cuando uno de los choferes de la remisería Urkupiña sufrió un violento intento de asalto por parte de dos hombres que lo habían abordado en la salida de General Mosconi y que le pidieron que los lleve a Tartagal.
El remisero se resistió pero resultó herido en la cabeza y al solicitar ayuda a los compañeros, luego de que estos llegaron a la entrada sur de Tartagal se produjo un enfrentamiento con miembros de la comunidad aborigen Los Tobas, donde se ocultaron los dos asaltantes.
Los remiseros organizaron una marcha y manifestación por las calles de Tartagal y pidieron mayores patrullajes, operativos en todos los barrios y la presencia del ministro de Seguridad de la provincia. "La respuesta que hemos recibido de la gente del 911 es que van a realizar más operativos, más patrullajes y se van a implementar una serie de medidas para preservar nuestra seguridad. Pero somos conscientes de que tampoco el 911 cuenta con los medios necesarios, no solo para cubrir a los remiseros sino a todos los vecinos. Por eso queremos hablar con el ministro, para plantearle a él la situación y que provea de los medios que la Policía y particularmente el 911 requiere", explicó Héctor Martínez, vocero de los remiseros, que se dirigieron hacia la Municipalidad para mantener otra reunión con el intendente Sergio Leavy y varios legisladores.
Leavy consideró que "el tema de la seguridad nos involucra a todos y todos estamos de acuerdo en que hay que llevar adelante lo que sea necesario para garantizarla. Tenemos que tomar en cuenta la seguridad del trabajador del volante pero también la de los pasajeros. Es muy interesante este planteo porque nos permitirá avanzar en un plan integral".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora