Fiel a la más antigua tradición sindical peronista, la CGT tratará hoy de unificarse frente a un gobierno de otro signo. Ocurrió durante la presidencia de Raúl Alfonsín. En cambio, durante los 26 años de PJ en sus versiones menemista y kirchnerista estuvieron divididos.
Hoy, dirigentes de las tres CGT volverán a reunirse en un plenario en la sede de la calle Azopardo, donde retomarán las negociaciones para la reunificación. No estará el jefe de la CGT oficialista durante el kirchnerismo, Antonio Caló, y un grupo de aliados que se resiste a la unidad.
Concurrirán, en cambio, Hugo Moyano y los aliados de su CGT; los "independientes" y "gordos" que integran la CGT de Caló, y Luis Barrionuevo, junto a los jefes del resto de los gremios que constituyen su CGT Azul y Blanca.
También estarán no alineados a ninguna de las tres organizaciones, entre ellos el bancario Sergio Palazzo, hombres del sector del transporte como Omar Maturano (Fraternidad) y Roberto Fernández (UTA), y el jefe del sindicato de la Alimentación, Rodolfo Daer.
En el plenario hablarán una buena cantidad de "compañeros" que darán sus visiones sobre la situación que atraviesan y al final se hará un documento sobre la postura compartida por la mayoría. De este encuentro no saldrá concretada la reunificación, pero el moyanismo considera que "vamos por buen camino".
Los jefes cegetistas que participarán de este encuentro pertenecen al sindicalismo peronista tradicional, pero procuran mantener una relación cordial con el presidente Mauricio Macri.

Preparando el terreno
Se descuenta que habrá críticas por el alza de precios de las últimas semanas, que prepararán el terreno para cuando llegue al hora de negociar paritarias. Ayer, en medio de los dos temas que han revitalizado su figura política, la AFA y la reunificación, Moyano envió su mensaje: "En noviembre registramos un salto en los precios de 28% y en diciembre va a ser de 30 o más", dijo y que las medidas adoptadas por el macrismo, agregó, "tienen un aroma a los 90". Como su relación con Macri es por ahora más que buena, aclaró que "a mí me molesta mucho la hipocresía".

El miedo al caudillo
Un sector de la CGT kirchnerista, que integran Caló, Omar Viviani (Peones de Taxis), Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), Ricardo Pignanelli (Smata), Norberto Di Próspero (Legislativos) y Guillermo Moser (Luz y Fuerza), entre otros, confirmó que no concurrirá. Son reacios a la figura de Moyano y estiman que en una CGT reunificada el camionero volverá a ser el principal interlocutor ante el Gobierno. Así ocurrió en los años de Néstor Kirchner y sus rivales, de menos enjundia que el presidente de Independiente, creen que este se posicionará gracias a la relación que trabó con Macri y los dejaría fuera de la toma de decisiones. "Independientes" y "gordos" de la CGT exkirchnerista no lograron convencer a Caló y a sus aliados de sumarse al proceso de unidad. El eterno secretario de Comercio, Armando Cavalieri, lamentó que "hay compañeros que están demorando la unidad".
x
x
x
x
xx

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


el villero con estudios
el villero con estudios · Hace 11 meses

Moyano, es un sindicalista corrupto, porque defiende a la patronal en vez de los trabajadores, una locura pero real, y encima se perpetúa en el poder de la cgt digamos que eso si es una real dictadura.


Se está leyendo ahora