Las consecuencias de la tormenta del martes a la noche continuaron apareciendo ayer y, aparentemente, seguirán emergiendo por varios días más.
Ayer se conoció que los muebleros de la avenida San Martín perdieron cerca de $ 1.500.000 por las inundaciones a sus locales.
Se trata de al menos 11 comerciantes del rubro, pero además había otros locales afectados en la calle Ituzaingó.
"No se inundaron por culpa de los techos ni de la infraestructura privada. Se llenaron de agua porque las calles fueron los desages", dijo el presidente de la Cámara de Comercio de Salta, Rubén Barrios.
El dirigente señaló que los canales no desagotaron el agua debido al pésimo mantenimiento y la falta de limpieza.
"Si los canales de la avenida Entre Ríos y del Alto Molino no pueden sacar el agua por la enorme cantidad de basura que tiran, entonces todo el centro se inunda, especialmente los locales de la San Martín. Los más memoriosos saben que allí había un canal. Por la enorme concentración de negocios, la zona del Mercado es donde más perdieron", concluyó Barrios.
También confirmó que la sede de la Cámara se inundó y que desde ayer al mediodía comenzaron a realizar los estudios para saber cuánto se perdió como consecuencia de la tormenta.
El empresario dijo que hubo un primer acercamiento con el Gobierno provincial para comenzar a ver qué medidas se tomarán para ayudar a los comerciantes perjudicados por la inundación.
La secretaria de Obras Públicas y Planeamiento Urbano de la Municipalidad de Salta, María Beatriz Blanco, habló de las causas del anegamiento de diferentes sectores de la ciudad. "Nosotros estamos conscientes de que el pésimo estado y la falta mantenimiento de los canales, especialmente el Juan XXII, produjeron la enorme inundación en la ciudad. También debemos decir que nosotros recibimos así los canales... es donde no se desmalezó ni se sacó la basura", sostuvo la funcionaria.
Además, se refirió a la conducta de muchos vecinos que tiran sus mascotas muertas y todo tipo de escombros, lo que hace que se taponen los canales.
"Desde esa misma mañana comenzamos a trabajar con la Secretaría de Medio Ambiente y Agrotécnica Fueguina en el desmalezamiento de los canales y en la limpieza de las rejillas y alcantarillas de la ciudad. Le estamos dando prioridad a la zona oeste alta y a villa Floresta. Por otro lado, estamos trabajando en los baches que se abrieron en la última tormenta", dijo Blanco.
Sobre los pozos, aseguró que comenzaron las reuniones con el Gobierno de la Nación para el envío de fondos ante la gran cantidad de calles rotas que hay en los diferentes barrios.
"Ya estamos trabajando con las máquinas en sectores donde sabemos que el suelo está blando y en donde se están hundiendo las calles de la ciudad", finalizó la funcionaria.

Calles hundidas y alud en el cerro

Un hombre de 73 años pide ayuda en Portezuelo Norte. Vecinos alertaron a El Tribuno sobre un calle que comenzó un lento proceso de hundimiento. Se trata de la 20 de Febrero al 1600, situada en el barrio Pilar. Es la arteria que está detrás de una estación de servicio y al frente de las canchas de Popeye, en la zona norte de la ciudad.
"La calle se hundió durante la tormenta. Un vehículo amaneció adentro de un enorme agujero en el asfalto", dijo uno de los jóvenes que trabaja en un lavadero de autos de la zona.
Los estacioneros pusieron conos y cintas para advertir del peligro. Hasta ayer los vecinos esperaban que alguien de la Municipalidad de Salta llegue para señalizar de manera correcta el pozo que quedó en el asfalto, que tiene más de 2 metros de ancho y abarca más de media calzada.

Desmoronamiento

Al este de la ciudad la lluvia provocó desmoronamientos y daños en viviendas del barrio Portezuelo.
Tierra de una de las laderas del cerro San Bernardo cayó en el patio de la casa de Ramón Amaya, ubicada en la calle 13 de Julio, de Portezuelo Norte, debajo del histórico hotel de la zona.
Fue en la mañana del miércoles, tras el temporal, cuando ya había salido el sol, que el alud de barro, piedras y malezas se vino abajo.
El vecino tiene 73 años y es jubilado. No puede ni mover algunas de las rocas que cayeron adentro de su casa y, hasta ahora, nadie se acercó a ayudarlo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 9 meses

Los responsables de estas cosas obviamente son los ineptos políticos que nos vienen gobernando desde que retornó la democracia. De esto ya hace algo más de 32 años, tiempo suficiente como para no echarle la culpa a los militares como acostumbraban al principio y hasta mucho tiempo después. Se han perdido lastimosamente varias décadas haciendo populismo barato y no las necesarias obras de infraestructura. El pasado intendente gastó plata en construir una Villa Miseria en la Av Beltrán (si no se ubican, entre el lago y el rosedal del Parque San Martín) y en calle Lavalle entre Mendoza y San Juan donde se venden artículos regionales. El primer sector, bajo añosos eucaliptos que en la primera tormenta de entonces al desgajarse sus ramas , causaron roturas en varios de estos kioskos antes de la inauguración. Otra hazaña del visionario Isa, fue el Paseo del Choripán. En calle Catamarca sobre la vereda de Juventud Antoniana. Allí se enangostó la calle y, para mayores males de circulación, los parroquianos ahora estacionan sus vehículos. Se cortaron los árboles para techar la vereda y no se previeron orificios en las chapas para evacuar el humo de los asadores. Resultado: Los fuegos se hacen también en la calle. Estas "obras" algún día tendrán que ser desmanteladas, pero entonces quien pretenda hacerlo deberá resistir la oleada de críticas y marchas de los afectados. Entre aplausos se creó una bomba de tiempo que estallará cuando algún otro intendente pretenda desactivarla. Hace unos días atrás leí el comentario de otro lector que contaba el asombro de un comprovinciano, amigo suyo, que luego de vivir muchos años en Suecia regresó al terruño natal . El cándido hombre tuvo la mala idea de caminar por el Parque. Por aquel rosedal de su juventud que recordaba con pérgolas floridas. Supongo que después de la "experiencia" debe haber regresado a Europa más rápido que la luz. Aquel intendente justificaba sus acciones en el hecho que tenía que dar trabajo a víboreros y parientes, incluso a su hija le consiguió conchabo como legisladora. Digamos todo un buen padre preocupado por el futuro de aquella que ni trabajaba, ni estudiaba.

anita flores
anita flores · Hace 9 meses

Muy,pero muy bueno su comentario,asi nesecitamos una persona con vision,que arregle estos entuertos de nuestros politicos,y aparte de esto la gente es una cochina" que no ayudan a limpiar las calles que estan frente de sus casas,y se tapan los desagues,.....

Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 9 meses

¿ que culpa tienen los ciudadanos, si los politicos se roban toda la plata y encima si algun boludo los justifica en el choreo y el no hacer nada? no jodan.

Cristian Rojas
Cristian Rojas · Hace 9 meses

SOS O TE HACES? LOS POLITICOS NO SE ELIGEN SOLOS! HAY ALGUIEN QUE LOS VOTA!!! SINO SON LOS CIUDADANOS DE SALTA QUIENES SON? LOS EXTRATERRESTRES? EXPLICAME!!!

Ricardo Guberguis
Ricardo Guberguis · Hace 9 meses

Los grandes culpables de esto... son los ciudadanos sucios que todo tiran a las alcantarillas y ni hablar de los vendedores ambulantes de frutas de calle san martín.-

Vicente Leo
Vicente Leo · Hace 9 meses

Ricardo: Eso puede influir algo, pero el verdadero problema está en el gran crecimiento en superficie que experimentó la ciudad en los últimos años. Las aguas en el campo se infiltran aproximadamente un tercio de lo que llueve y corren más lentamente. Hoy con, el asfalto, la superficie cubierta por techos, veredas y patios embaldosados, desapareció ese tercio con el agravante que el agua por las calles pavimentadas, discurre más rápidamente hacia los lugares bajos y los inunda. La solución pasa por encarar obras de infraestructura que canalicen las precipitaciones fuera de la ciudad hacia el río más próximo.

Walter LUNA
Walter LUNA · Hace 9 meses

AGAS, volvé, . . .¡te perdonamos!


Se está leyendo ahora