Los muebles de hierro tienen un particular encanto que surge de la sobriedad y solidez que brinda el metal como por el amplio abanico de propuestas que permite.
De esta forma, hoy este tipo de muebles se presentan desde los que tienen una gran elaboración hasta las versiones de líneas más simples.
Por lo general, se trabajan en hierro diseños sencillos, que resultan fáciles de adaptar a los distintos ambientes. Sólo pueden ir al exterior los que recibieron un tratamiento antióxido especial.
En cuanto a los modelos, se encuentran de todo tipo: desde sillas y sillones hasta mesas, bibliotecas, respaldos para cama, mesas ratonas, de luz, camas superpuestas (marineras) y bares. Los más solicitados son los juegos de comedor, que incluyen una mesa y cuatro sillas.
Es muy común que las mesas se completen con una base de cristal, mientras que sillas y sillones se combinan con almohadones y telas rústicas, estampadas o de raso. En muchos casos, se encargan en la misma casa donde se adquirió el mueble.
Actualmente se confeccionan modelos combinados con fibras y maderas nobles, elementos que les otorgan mayor calidez. También se los trabaja con mármol y aplicaciones de bronce, chapa estampada y recuadros de tapizado.
Como son muebles de uso diario, los materiales que se utilizan en las combinaciones deben ser muy resistentes. Aunque aún se trabaja con pautas muy artesanales, por lo que cada casa posee sus propios diseños. En términos generales, pueden observarse dos tendencias:
Minimalista: son los de formas más puras. Lucen muy bien en ambientes de estilo contemporáneo.
Tradicional: sus formatos son algo más recargados; cuentan con apliques de hierro forjado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora