Un joven apuñalado en la madrugada del 1 de mayo por sus propios amigos murió ayer en las primeras horas de la mañana, tras ser intervenido quirúrgicamente de una grave herida en el tórax. El nuevo hecho de sangre enlutó a la comunidad de Rosario de la Frontera.
La reunión de amigos para festejar el Día del Trabajador término de la peor manera.
La Brigada de Investigaciones de la Ciudad Termal actuó bajo las indicaciones del fiscal penal en turno y culminó la jornada con la detención de cuatro personas.
Una fuente policial aseguró a El Tribuno que Damián Villalba se habría autoincriminado y de esa manera se esclareció el crimen de Oscar Villarreal (21).
La víctima era oriunda de Tartagal y se encontraba en la noche del sábado en un domicilio de la zona de El Bajo rosarino. Villarreal, junto a un grupo de personas, habían ingerido bebidas alcohólicas hasta cerca de la 1 de la madrugada y, por razones que se tratan de establecer, el desdichado joven recibió un puntazo mortal en la zona torácica del lado derecho.
Al tomar conocimiento del hecho, la Brigada de Investigaciones actuó de inmediato. Villarreal fue llevado al hospital por una persona identificada como Juan Romano (a) "Juan Culo", quien una vez que dejó al joven herido se retiró. Sin embargo, minutos más tarde la fuerza del orden dio con su paradero en calle Benjamín Zorrilla 1015.
El joven resaltó los pormenores del hecho e incriminó a uno del grupo como el autor de la puñalada. Así se estableció que había estado junto a la víctima al momento del hecho y fue quien lo trasladó a bordo de un rodado de un tercero que circulaba por la zona, pero no el autor del crimen que se adjudica a Damián Villalba.

Solo dos prófugos

La Policía logró reconstruir la escena del crimen por los testimonios espontáneos de los detenidos. De esa manera se supo que de la reunión mortal participaron en la zona de El Bajo, Damián Villalba, Nicolás Véliz, Leonardo Dorado (23), Luis Narváez y Guillermo Córdoba, todos mayores de edad.
Los detenidos sindicaron además a Roberto Véliz y Jonathan Ibáñez, aún prófugos, como los que se llevaron el arma homicida, que no fue hallada en el lugar del crimen. La búsqueda de estas personas es prioridad para el fiscal interviniente, que dispuso a la Brigada de Investigaciones, a cargo del oficial Gustavo Orozco, esa delicada tarea. Intervino el Juzgado de Garantías 2, a cargo del juez Mario Dilascio.
Lo que no se pudo determinar es por qué el tartagalense se hallaba en la Ciudad Termal, ni tampoco el tiempo que estuvo radicado en la zona.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


anonimo ...
anonimo ... · Hace 7 meses

mas pelotudos son para ponerse a chupar...

gio vergara
gio vergara · Hace 7 meses

Tiene cara de chorro


Se está leyendo ahora