Milicianos de la red Al Qaeda atacaron hoy con fusiles de asalto y granadas tres hoteles de Costa de Marfil ubicados frente al mar, desatando una verdadera carnicería que terminó con 22 muertos, entre ellos cuatro extranjeros, y que conmocionó a la nación del oeste de África.
Varios hombres armados ingresaron a los hoteles, ubicados en la ciudad de Grand-Bassam, unos 40 kilómetros al sureste de la capital, Abiyán, y abrieron fuego contra los huéspedes, 14 de los cuales murieron, entre ellos cuatro extranjeros, dijeron fuentes de seguridad.
El gobierno de Francia informó que al menos un ciudadanos francés murió en el ataque en su excolonia, una nación relativamente próspera que, hasta ahora, había evitado los atentados islamistas que en los últimos tiempos han golpeado a sus vecinos.
La rama de Al Qaeda más activa de África, Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), reivindicó el atentado en un escueto comunicado en el que afirmó que fue perpetrado por tres de sus hombres.
"Tres héroes de nuestros caballeros han realizado el asalto contra el sitio turístico", dijo el grupo en el comunicado, que fue difundido por la agencia de noticias privada mauritana Al Ajbar, habitual receptora de los comunicados yihadistas en la región del Sahel.
El ataque ocurrió a media tarde en los hoteles La Paillote, Étoile du Sud y Koral Beach, y al parecer comenzó con una ráfaga de disparos contra el bar del Étoile du Sud, situado en primera línea de playa de Grand Bassam y muy popular entre los turistas marfilenses y extranjeros.
Fuerzas de seguridad acudieron al lugar y se enfrentaron a tiros con los extremistas, informó la policía. Las autoridades informaron que dos soldados y seis atacantes murieron en los tiroteos, informó la agencia de noticias DPA.
Testigos citados por medios locales dijeron que los agresores gritaban "Allahu Akbar" (Alá es el más grande), el tradicional grito de guerra de los islamistas radicales.
Un empleado de un hospital en Abiyán dijo que más de 20 heridos de gravedad fueron trasladados allí tras los ataques, por lo que se presumía que podía aumentar la cifra de muertos.
"Uno de los atacantes que vi estaba vestido como un yihadista, con una túnica larga y barba", relató el guía turístico Sékou Diarra, testigo de los ataques.
Pese a que este tipo de ataques no es común en Costa de Marfil, el país se encontraba en alerta desde los atentados contra hoteles de Burkina Faso y Mali, de enero y noviembre pasados, respectivamente, que fueron reivindicados por AQMI.
Gran Bassam es una localidad costera de 80.000 habilitantes que fue declarada por la UNESCO como parte del Patrimonio Mundial por sus elegantes edificios coloniales del siglo XIX y XX.

Fuente: Télam

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora