Siete militares paraguayos murieron ayer en un atentado con bomba perpetrado supuestamente por el grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) en Arroyito, al norte de Asunción, informó el ministro del Interior, Francisco de Vargas.
"Este es un hecho punible gravísimo, colocaron explosivos en el camino donde debía transitar la patrulla de rutina. Por la forma de actuar, creemos que se trata de un ataque del conocido grupo criminal EPP", precisó el secretario de Estado. La prensa reportó que el suceso ocurrió en un camino vecinal despoblado, pero próximo al asentamiento campesino de Arroyito, a 500 kilómetros de la capital paraguaya. Desde que inició sus operaciones en 2008, el EPP (marxista-
leninista) se adjudicó más de medio centenar de víctimas, en su mayoría policías, militares y ganaderos, recordaron fuentes policiales a la AFP.
Los fallecidos pertenecen a la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) cuya base se encuentra en la localidad de Arroyito, en el departamento de Concepción, una rica región dedicada a la ganadería y donde habitualmente opera el EPP.
Los uniformados fueron sorprendidos por las bombas, cuando fueron detonadas no tuvieron el espacio físico para escapar.
Según la Policía, el EPP fue entrenado por la guerrilla de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y cuenta con una veintena de militantes, quienes se identifican como anarcocomunistas y ambientalistas. Investigaciones de la Fuerza de Tarea Conjunta señalan que el EPP administra unos 3.000.000 de dólares procedentes de secuestros y extorsiones ("impuestos de guerra"), pagados por hacendados para evitar ser atacados.
En 2014, se desprendió del EPP el grupo denominado Asociación Campesina Armada (ACA), cuyos líderes terminaron por ser abatidos por las fuerzas del orden.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora