El policía Martin Mikolajczak reconoció el auto de la mujer en la madrugada del pasado 23 de octubre. Consultó por la radio si la licencia ya había sido habilitada. Le confirmaron que no. Entonces le ordenó a Smart que se detuviera. Ella dobló y aparcó en un estacionamiento público que había al costado del camino. El agente le pidió que descendiera y le informó que tenía que multarla por circular con una licencia inhabilitada. Pero ella se resistió. Hizo una llamada telefónica y le dijo a su interlocutor que un policía la estaba lastimando. Mikolajczak quería esposarla y arrestarla por resistencia a la autoridad. Smart se reveló por completo y estuvieron varios segundos forcejeando. Hasta que ella se las ingenió para volver a sentarse en el auto y, con la puerta abierta y el policía tomándola del brazo, acelerar en reversa. Mikolajczak fue arrastrado algunos metros y terminó estrellándose contra su propio vehículo, que estaba aparcado detrás.
Smart terminó siendo arrestada dos horas más tarde. La acusaron por atacar a un oficial con un arma peligrosa y por conducir con la licencia vencida. Se declaró inocente y pagó una fianza de 75 mil dólares para salir en libertad.
El agente no sufrió heridas graves. Tras unos días de recuperación, volvió a trabajar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


el villero con estudios
el villero con estudios · Hace 12 meses

cuando vamos a ver a alguno de la mafia del poder financiero o banquero en esa misma situación ?


Se está leyendo ahora