Embed
Pareciera que el tema de la planificación familiar -por una cuestión cultural- siempre recae sobre la mujer. Y las estadísticas demuestran que así es. Los indicadores de 2014, que hacen referencia a salud reproductiva, destacan que 121.631 mujeres están cubiertas con métodos anticonceptivos a nivel provincial.
Sobre este número, 1.074 recurrieron a ligaduras tubarias y solo 42 varones se realizaron vasectomías en todo el territorio provincial, según estimaciones de Salud Pública.
En cuanto al uso del preservativo, desde los sectores de salud advierten que este método -además de ser parte de la planificación familiar- viene atado a una cuestión de salud.
Por esta razón, desde la Secretaría de Medicina Social recomiendan que si el varón no dispone de este método, sea la mujer quien lo reclame a los fines de evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual. "Con eso no solo evitamos embarazos no deseados sino también infecciones que pueden ser transmitidas a través de las relaciones, que generan infecciones importantes y hasta algunos cánceres", destacó Marisa Álvarez, titular de Medicina Social.
Lograr que los hombres asuman su rol dentro de la planificación familiar requiere de años de trabajo y educación. Se los debe educar para que sean más responsables.
Anticonceptivos: métodos a mano
El Ministerio de Salud de la provincia de Salta cuenta con una variada oferta de métodos de planificación familiar.
Las mujeres pueden acceder a métodos anticonceptivos para el período de lactancia, dispositivos intrauterinos (DIU), anticonceptivos orales comunes, de 21 o 28 comprimidos, inyectables mensuales y trimestrales, además de preservativos.
Todos estos métodos se pueden reclaman en los centros de salud de toda la provincia.
En los centros de atención primaria de la salud también se dispone de kits descartables para la colocación de los dispositivos intrauterinos (DIU).
También se pueden acceder a los anticonceptivos de emergencia de diferente tipo y a test de embarazos.
Para las madres adolescentes se cuenta con la asistencia de implantes subdérmicos, que en una primera etapa se aplicarán en la franja etaria hasta los 18 años.
Para acceder a este procedimiento no es necesario contar con la autorización de padres o tutor. La adolescente puede reclamar la aplicación en forma personal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora