Una multitudinaria puesta en escena se llevó adelante este fin de semana en la ciudad de Rosario de la Frontera, donde la representación del nacimiento del Niño Dios se robó todos los aplausos.
Más de dos mil personas se congregaron en el atrio de la iglesia Nuestra Señora del Rosario para presenciar por primera vez el pesebre viviente de Navidad.
Niños y grandes se dieron cita junto al párroco local, Víctor Yurquina, miembros del gabinete municipal, concejales, Policía de la Provincia y representantes de varias entidades intermedias de la localidad.
La fiesta navideña estuvo integrada por los chicos del Cuerpo Infantil de Policía de la Comisaría 31 y del coro Increcendo, de Rosario de la Frontera, dirigido por la profesora Silvana Acosta.
En total participaron más de 50 jóvenes y niños en el original pesebre viviente.
Cada uno vistió trajes según marca la costumbre hebrea. La música, los villancicos, las narraciones y la iluminación acompañaron continuamente las escenificaciones.
Se destacó el esfuerzo de todas las personas e instituciones que apoyaron esta propuesta, cuya iniciativa pertenece a las autoridades de la Dirección de Cultura de la Municipalidad local y al párroco Víctor Yurquina.
Multitudinaria asistencia
Los vecinos de la parroquia, padres y familiares colmaron el predio de la plaza Independencia y calle Alvarado, que colinda con el templo parroquial. Fue una verdadera fiesta de fe, fruto del esfuerzo de la comunidad de la parroquia más antigua de la diócesis.
Al final de la representación, el párroco de Rosario de la Frontera agradeció el trabajo y el empeño que pusieron todos los participantes para la concreción de este pesebre viviente.
A futuro
Tal fue el éxito del pesebre viviente que desde la Dirección de Cultura municipal se informó que el evento se repetirá en los años venideros.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora