La mayoría de los empleados y obreros municipales de Cafayate decidieron tomar en forma pacífica ayer la casa municipal para exigir el pago de sueldos de junio.
Los medios locales estimaron que hasta 80 empleados, afiliados a diferentes gremios, participaron de la toma pacífica.
El conflicto llegó a un punto de máxima tensión ayer, cuando en las primeras horas de la mañana y tras una asamblea, los empleados de la Municipalidad de Cafayate decidieron tomar el edificio ante la falta de respuestas del intendente Fernando Almeda a sus reclamos salariales.
Los gremios municipales reclaman con un paro de actividades iniciado el viernes, el pago de los sueldos y las horas extra, ya que el intendente depositó solo el medio aguinaldo en las cajas de ahorro de los empleados.
Ni Almeda ni ninguno de sus funcionarios intentaron explicación alguna y se negaron a atender a los voceros de los ocupantes.
Una guardia policíal vigila que no haya desmanes, mientras tanto los turistas pasan por entre las bolsas de residuos acumuladas durante casi una semana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia