Un total de 224 ocupantes rusos y ucranianos de un Airbus A321 que volaba de la localidad turística egipcia de Sharm el Sheij a San Petersburgo murieron al estrellarse el avión ayer al amanecer en el desierto del Sinaí, en el este de Egipto.
El contacto con el chárter de la aerolínea rusa Kogalymavia, más conocida como Metrojet, se perdió 23 minutos después del despegue al amanecer de Sharm el Sheij, a orillas del mar Rojo, cuando volaba a una altitud de más de 9.144 metros, según un responsable de la autoridad de control del espacio aéreo en Egipto.
Antes el capitán se había quejado de un problema técnico en el equipo de comunicación.
"No hay ningún sobreviviente" y los cuerpos de las víctimas están desperdigados en cinco kilómetros, anunciaron a la prensa los responsables de los equipos de rescate y de seguridad. "Todos los pasajeros murieron", confirmó en las redes sociales la embajada de Rusia en El Cairo. Los 15 primeros cadáveres fueron transportados a la morgue de El Cairo, anunció el gobierno.
Los restos del aparato fueron encontrados por la mañana en Al Hasana, en medio de una zona montañosa de la provincia del Sinaí del Norte. De los 217 pasajeros, 214 eran rusos y tres ucranianos, aseguró el gobierno egipcio, según el cual había 138 mujeres y 17 niños.
Además, transportaba a 7 miembros de la tripulación. Según el ministerio ruso de Situaciones de Emergencia, las edades de los pasajeros estaban comprendidas entre los 10 meses y los 77 años.
El presidente ruso, Vladimir Putin, decidió enviar a equipos de emergencia y a su ministro de Transportes Maxime Sokolov al lugar de la tragedia.
En Moscú, un responsable de la agencia federal rusa de aviación, Sergei Izvolsky, explicó que el aparato despegó a las 5.51 de Sharm el Sheij y se dirigía a San Petersburgo.
Desaparece de las pantallas
"La tripulación debía contactar con Lárnaca (Chipre) pero no lo hizo y el avión desapareció de las pantallas radares", precisó en declaraciones televisivas.
"Espero a mis padres, hablé con ellos por teléfono cuando ya estaban en el avión, más tarde escuché las noticias", contó Ella Smirnova, de 25 años, en estado de shock en el aeropuerto de San Petersburgo.
Las ambulancias empezaban a llegar al aeropuerto de esa ciudad y las autoridades enviaron autobuses para transportar a las familias a un hotel.
El último accidente aéreo en Egipto se remonta a enero de 2004 y causó 148 muertos, en su mayoría turistas.
Desde la revuelta de 2011 que expulsó del poder al dirigente Hosni Mubarak y los dos años de caos que siguieron al derrocamiento por el ejército del presidente islamista Mohamed Mursi, el turismo está alicaído y las autoridades se afanan por reactivar este sector vital para la economía nacional.
Pese a la inestabilidad política y los atentados yihadistas en el norte del Sinaí, las localidades turísticas del mar Rojo, en el sur de la península, siguen siendo uno de los principales destinos turísticos del país, muy apreciados por ciudadanos rusos y de Europa del Este.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora