*

Murió baleada una policía en Villa Estela
Una bala policial se cobró anoche la vida de una joven agente, quien murió anoche de un disparo en el rostro en el departamento que alquilaba junto a su pareja, también funcionario policial.
La violencia se desencadenó poco después de las 21, cuando vecinos de calle Maestra Saravia al 400 escucharon una vehemente discusión en la segunda planta de una propiedad horizontal ubicada sobre este pasaje.
Testigos afirmaron que vieron a la mujer, identificada como Delia Lamas, de 22 años, oriunda de la localidad de Guachipas, salir al balcón y pedir ayuda.
Minutos después la mujer volvió a ingresar al departamento, se escuchó un estampido y luego un silencio total. Una llamada alertó a la Policía y luego se presentó en el pasaje Saravia una ambulancia del Samec y personal del 911. Dentro del departamento estaba un hombre, también policía, quien a la tarde fue imputado.
A partir de ese momento comenzó un silencio oficial infranqueable y la presencia de decenas de policías de diversas divisiones. El lugar fue completamente acordonado y el acceso a los vecinos y a la prensa fue restringido.

Dos versiones comenzaron a circular con fuerza

Algunos informaron sobre un supuesto suicidio de la agente Delia Lamas y poco después un integrante de la misma fuerza pública dijo que se trató de un hecho confuso, pero cuyo saldo fue la muerte de una agente de policía con un arma reglamentaria.
"Recibió un tiro en el rostro y su pareja está demorada en el lugar del hecho, es todo cuanto sabemos", fue la escueta respuesta a la requisitoria periodística.
Minutos después llegó al lugar personal de la Fiscalía Penal de turno. Fuentes policiales dijeron al respecto que el fiscal de graves atentados contra las personas se encontraba dando directivas en la propia escena del hecho.
El Tribuno dialogó con varios vecinos, entre ellos, algunas mujeres, quienes indicaron que la propiedad está completamente subdividida y allí habitan o cohabitan diversas parejas de policías, algunas con hijos. "Están dos o tres meses y se van, y vienen otras parejas de policías nuevos", informaron.
Embed

Otra vecina fue más allá y dijo que esa joven era maltratada casi todos las semanas y siempre salía al balcón y desde allí vociferaba su enojo, como si lo público de su acto "la salvara de la represión". "Esta vez pasó lo mismo", dijo.
"Todos los vecinos que estábamos afuera creímos por un momento que se había tirado del balcón. Porque después que discutieron pasaron unos minutos y cuando todo estaba en calma llegó presurosa una ambulancia y decenas de policía que no nos dejaron acercar", expresaron los vecinos y añadieron: "Entonces pensamos lo peor y fue así nomás. Ahora ya no hay nada que hacer, ya se fue a descansar", dijo compungida otra mujer de villa Estela.

Era de Guachipas y tenía hijos

La mujer policía fallecida ayer en extrañas circunstancias era oriunda de Guachipas y, según un familiar directo que se encontraba en el lugar, tenía hijos, pero no estaban con ella.
“Yo estuve con ella y con su novio o pareja, cómo será no sé, fue ayer y creo que nadie nos quiere decir la verdad tal como es. Lo único que sé es que recibió una herida mortal en su rostro. No hay derecho”, dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...