*

Murió por presunta negligencia en el San Bernardo
El Día del Trabajador no fue una jornada festiva para todos ni muchos menos. Un hombre habría perdido la vida luego de no ser atendido en el hospital San Bernardo. Se trataría de un indigente, quien fue hallado el sábado cerca de las 20, tirado en una de las veredas de la ciudad. El médico legal determinó que sea derivado al hospital San Bernardo de esta capital. Allí, según se pudo averiguar, el médico de guardia hizo esperar al circunstancial paciente argumentando que debía atender a otras personas y también que haría un pequeño festejo por la inminente jornada laboral.
A fines de abril comenzó a funcionar en Salta y el interior el Operativo Abrigo. En ese marco los efectivos recorren la ciudad en procura de encontrar a personas en situación de calle y tenderles una mano, son trasladados y puestos a resguardo.
En esta oportunidad, el hombre fue hallado en la tarde del sábado en la intersección de las calles Urquiza y Juan B. Alberdi, en la puerta de una talabartería.
Los policías sospechaban que se trataba de un indigente, el dato no fue confirmado al igual que su identidad.
Antes de trasladarlo al barrio Castañares y dejarlo al resguardo del Operativo Abrigo, lo llevaron para que el médico legal lo revise, éste lo derivó al San Bernardo donde el profesional de turno se comunicó con los guardias de la garita en el sector de emergencias y les dijo que debía atender a otros pacientes, además de llevar a cabo los festejos por el 1 de Mayo. Luego, el doctor de guardia ordenó al personal de la garita poner al paciente en una cama hasta ser atendido.
Tras consultar con el Sistema de Emergencias 911, al infortunado hombre lo llevaron a Castañares para dejarlo bajo el régimen del Operativo Abrigo.
Grande fue la sorpresa de los uniformados cuando, tras llegar, se enteraron que la persona había perdido la vida. Momentos de incertidumbre y estupor se vivieron en la dependencia de la zona norte.
Personal de una de las patrullas peatonales que deambula por la zona céntrica de la ciudad y un móvil de la Policía provincial fueron los primeros en llegar al lugar.
La víctima estaba en la vereda con un fuerte olor etílico. Al parecer se encontraba inconsciente, por lo que decidieron llamar al médico legal y dejarlo a disposición de profesionales de la salud.
Sin embargo, se habría incurrido en acciones inapropiadas dejando que una vez más la muerte se cobre otra vida. Un desenlace fatal que podría haberse evitado, sin duda se trata de una situación grave, en la que los responsables deberán dar cuenta de los sucedido y pagar por los daños causados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...