*

Murió un niño víctima de la pobreza extrema
Un pequeño niño murió ahogado en la tarde del martes en la cabecera del departamento Anta, al caer accidentalmente a un canal anegado de agua de lluvia, colindante con su precaria vivienda, ubicada en los tantos asentamientos que surgieron al despoblarse los campos del chaco salteño.
La noticia conmocionó a la localidad del sur de Salta y los vecinos lloraron la muerte negligente de un bebé de un año y dos meses.
Muchos vecinos se quejaron de la falta de infraestructura que sufren estos núcleos urbanizados a la fuerza, que se levantaron en muchos casos en terrenos pertenecientes al ferrocarril General Belgrano, donde existen terraplenes y pronunciados desniveles que fueron igualmente ocupados por la oleada de nuevos pobladores surgidos en las últimas décadas.
Fuentes policiales de la ciudad anteña aseguraron a este medio que el pequeño Maximiliano Giménez falleció al caer a un zanjón colmado de agua y barro cercano a su humilde vivienda, el martes por la tarde, en el barrio Facundo Quiroga.
El pequeño niño desapareció de la vivienda en un descuido familiar y pocos minutos después comenzaron una frenética búsqueda que culminó con el hallazgo del chico prácticamente enterrado en el lodo del zanjón.
Un llamado alertó a la Policía sobre el hecho, acudiendo al barrio Facundo Quiroga efectivos de la comisaría 50.
En la vivienda, familiares manifestaron que el niño había salido caminando por la puerta del fondo y luego cayó al zanjón sin que nadie lo viera como para salvarlo.
Vecinos de la zona y los policías le practicaron maniobras de reanimación al bebé pero no hubo caso. Momentos de dolor se vivieron en el lugar.
El chico fue trasladado al hospital local donde el médico le diagnosticó muerte por asfixia por inmersión. Tras la consulta judicial con la Fiscalía de turno, se dispuso la autopsia y la entrega del cuerpo a los familiares.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...