Pasaron más de seis meses desde que informaron que el Museo de Antropología de Salta estaba sobre el final de la obra para reabrir sus puertas. La revisión integral de los trabajos en el edificio anunciada en marzo de este año, al parecer, no tiene fecha de culminación.
Desde la Subsecretaría de Patrimonio Cultural de la Provincia no se dieron detalles al respecto. "Estamos trabajando para reabrirlo en poquito tiempo", fueron las únicas palabras expresadas al respecto por el titular de la repartición, Diego Ashur.
En este sentido, el funcionario argumentó que en las próximas horas brindaría más información.
Las remodelaciones mantiene cerrada hace más de un año y medio a una de las salas más importantes del norte argentino. Hasta antes de la refacción, el museo contaba con más de tres mil piezas de alto valor cultural. La extensión en el plazo de entrega se explicó en su momento por la aparición de nuevas filtraciones de agua en el lugar, entre otros desperfectos.
Poco se sabe sobre el estado real de las instalaciones y el avance de los trabajos que vendrían a solucionar un problema de larga data.
La terraza, techo, ventanas y la instalación eléctrica son parte de las refacciones que se habrían incluido dentro del plan encarado por la empresa adjudicataria de la obra.

De hace tiempo

El acondicionamiento del edificio en el que funciona el Museo de Antropología proviene de un pedido que se remonta a varios años atrás. Las evidentes manchas de humedad en distintos lugares motivaron a que Mirta Santoni, directora del museo, elevara al Ministerio de Cultura y Turismo de Salta, en el 2013, un informe detallado sobre las refacciones edilicias necesarias.
El Museo de Antropología fue inaugurado el 21 de abril de 1975. Las primeras colecciones que albergó fueron las provenientes del Instituto de Antropología y Ciencias Afines del sitio arqueológico de Tastil y de colecciones particulares ofrecidas en préstamo por miembros de la Sociedad Científica del Noroeste Argentino. Durante 1984 se agregó el Area de Antropología Social, de este modo, nuevos profesionales se incorporaron a la institución para llevar adelante las actividades de investigación sobre cultura regional. A partir de allí, el museo incorporó salas y exposiciones etnográficas de la región de gran valor cultural.
Por su gran valor, se continúa la espera de que el tradicional museo vuelva a estar disponible al público.

La momia Josefina

La desaparición y aparente deterioro en el que se encontraba el cuerpo momificado de una mujer que estaba en exposición en el Museo de Antropología nunca terminó de dilucidarse. "Está tirada en el depósito del museo, pudriéndose y nadie hace nada", explicó una persona en 2014, quien alertó a El Tribuno sobre el hecho.
"Josefina", como se conocía la momia entre algunos empleados, formaba parte de las distintas reliquias que se exhibían en las salas del museo ubicado detrás del monumento al General Gemes. A pesar de varios intentos por saber dónde y en qué estado se encontraba, las autoridades evadieron respuestas. "No es nuestra costumbre mostrar los depósitos", expresó en su momento Santoni.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora