Un "chanchofante", una cruza aparente entre un elefante y un chancho, causó conmoción en Pergamino. Lo parió una cerda. Nació muerto, exhibía una elocuente trompa en un cuerpo de cría convencional. La grosera malformación derivó en un alzamiento de los productores rurales de la zona, quienes responsabilizan por la muerte de sus animales a efectos de fumigaciones irregulares. Para respaldar la veracidad del suceso, Infobae recurrió a un especialista en biotecnología animal, quien prefirió estudiar en profundidad la malformación del espécimen y la atribución a componentes agrotóxicos.

Más allá de las suspicacias de los científicos, hubo una rápida respuesta desde los organismos legislativos. Tras enterarse de lo sucedido, el ministro de Agroindustria de la Provincia de Buenos Aires, Leonardo Sarquís, firmó una resolución que restringe la utilización en todo el territorio provincial del herbicida ácido 2,4-D, en sus formulaciones ésteres butílicos e isobutílicos, durante el período comprendido entre el 1 de octubre y el 31 de marzo de cada campaña productiva. La restricción abarca cualquier modalidad de aplicación: aérea, terrestre o manual.

La medida adoptará primero un período de formación y comunicación para que los productores comprendan los efectos de estos herbicidas. Comenzará a regir a partir del 1 de octubre del 2017 tras haber cumplido con una fuerte campaña de sensibilización y concientización. El responsable del ministerio provincial subrayó que se trata de una determinación que propone "generar las condiciones necesarias para que la producción sea más sustentable".

La ciudad de Pergamino cuenta con una Ordenanza Municipal (la 8126/14) que pretende regular las aplicaciones de fitosanitarios o plaguicidas. Los vecinos, sin embargo, denuncian que el registro de aplicadores está incompleto y los controles municipales son deficientes.

La mujer que anunció la aparición y la muerte del "chanchofante", dedicada a la producción porcina en Pergamino, acusó ante medios locales que un avión rojo descarga sobre los campos un tipo de agrotóxico que causa malforaciones e intoxicaciones letales a la población animal. "Después de su último paso, la huerta del vecino se secó completamente y los ocho lechones nacieron muertos y malformados", relató. En relación directa al chancho con trompa de elefante, denunció al producto empleado en la última fumigación -el 2,4-D que fue prohibido por las autoridades- como el causante de esta mutación genética.

El doctor Daniel Salamone, director del laboratorio de Biotecnología Animal de la Universidad de Buenos Aires, explicó a Infobae: "Es altamente improbable. Dudo de la veracidad de este caso porque es muy simétrica la anomalía del animal. Las malformaciones genéticas no son simétricas y mucho menos perfectas".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Patricia Hidalgo
Patricia Hidalgo · Hace 24 días

Pobtre animalito...


Se está leyendo ahora