Personal de la Policía de Salta sigue bajo sospecha y siendo investigado. Por un lado, ocho efectivos, más dos civiles, fueron detenidos sospechados de formar parte de una banda que comercializaba estupefacientes, mientras que, por otra, Adriana López, oficial ayudante, también está privada de su libertad acusada de falsear documentación judicial para beneficiar a personas detenidas.
El escándalo de los narcopolicías estalló luego del allanamientos que efectivos federales llevaron a cabo en el barrio Alta Tensión. Desde ese momento se supo que los narcopolicías protegían el negocio de una familia dealer.
El juez de Garantías 2 hizo lugar al pedido de la fiscal penal, Gabriela Buabse, de extender la detención del subcomisario Ricardo Enrique López, el oficial auxiliar Daniel Vizgarra, el sargento ayudante Rafael Siares, el agente Sergio López, la sargento ayudante Nancy Bruna y los cabos Pedro Gustavo Carrizo, Carlos Alfredo Erazo y Javier Ramón Costilla. También para Sandra Elizabeth Serrudo y su hijo Alfredo Thiz.

Oficial, complicada

Mientras siguen testificando y se llevan a cabo diversas pericias, la situación de la oficial ayudante Adriana López se complica. La fiscal federal de Cerrillos, Gabriela Portal, continúa con la investigación a raíz de un hecho de falsedad ideológica y omisión de deberes de funcionario público, imputación que recayó sobre la mujer, personal de la comisaría de Rosario de Lerma. Habría adulterado documentación para la liberación de Walter "Tito" Espíndola, acusado de violencia de género. La abogada defensora de la imputada pidió su prisión domiciliaria.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora