Mañana es Noche Buena y con seguridad mientras lee esta nota ya estará preparando la lista del súper o revisando los últimos ingredientes faltantes para la gran comida de esta fiesta.
Para evitar los arrepentimientos tardíos a la hora de pesarse o los cólicos, El Tribuno consultó con una profesional en nutrición y le pidió algunos consejos y opiniones.
Liliana Grimberg, coordinadora del área de nutrición del Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna, afirmó que estas celebraciones son una exaltación de unidad familiar, donde es muy importante pasarlo con gente que uno ama y estar en contacto con el poder del amor. "Es un buen momento para evaluar un cambio en el estilo de vida, una oportunidad para hacerse el mejor regalo, darse tiempo para uno", destacó la licenciada en nutrición.
Fin de año es el momento de los balances y de ser honestos con uno mismo. Si durante todo el año no se logró cuidar la alimentación y buscar productos saludables, tal vez este sea el momento.
"La tradición nos muestra gran variedad de preparaciones de alta densidad calórica que resulta incompatible con las altas temperaturas existentes en esta parte del hemisferio Sur. Es importante seguir un plan de alimentación de acuerdo a nuestras necesidades", afirmó Grimberg.
Se puede estar de acuerdo en que las fiestas constituyen un desafío pero puede que tenga éxito si planifica cómo llevar adelante las comidas de esta época del año.
Casi como un mandamiento, es bueno repetir que no se debe saltear comidas, solo porque piense que en la noche comerá más.
La licenciada Grimberg recomendó realizar el desayuno con yogurt y frutas, el almuerzo con una proteína que puede ser una porción de carne magra con vegetales y una fruta, la merienda con dos fetas de queso y antes de salir de la casa, ingerir un caldo.
Se debe tomar como mínino 3 litros diarios a través de infusiones frías, bebidas diet acalórica, agua, caldo y gelatina diet. Durante la fiesta trate de beber agua, gaseosas diet, jugos diet, aguas saborizadas diet.
"La gente hace comidas de fin de año y todos los años se despide como si fuera el fin del mundo. Terminás comiendo de todo, todo mezclado y además también tomás de todo. En resumen, en minutos pasamos de año y volvemos a organizar el primer día del trabajo como si nada. Claro que te quiero ver con la indigestión, ¿cómo hacés?", Alex Tabeira, estudiante
Otras de las reglas que debe tratar de seguir es la de respetar las porciones Evitar alimentos que contengan harinas refinadas como pan, galletitas papa y pastas. Cuidar la medida en aquellos alimentos que resultan adictivos como las frutas secas, turrón y pandulce.
La especialista en nutrición destacó que se debe incluir proteínas en las ensaladas como pechuga de pollo, atún al natural, huevo o clara de huevos, queso magros pavita, carnes rojas magras. "Comience siempre con líquidos como gaseosas acalóricas, agua, jugos diet", agregó.
¿Y el brindis?
Durante la comida, Grimberg recomendó evitar tomar bebidas alcohólicas, reservándolas para el momento del brindis.
"Como plato principal escoja pollo, pavita, peceto, pescados frescos. Como postre opte por frutas frescas, ensalada de frutas, frutilla con gelatina diet. En todos los caso tener siempre presente: "No al exceso, si a la medida", expresó.
En el caso de estar en el peso ideal puede optar para la hora de la cena por un vaso de vino en la comida y un vaso de sidra o similar para brindar.
“Simples cambios pueden ser la diferencia en nuestras comidas de fin de año”, Diana Rodríguez.
En la cena de Navidad, lo peor es evitar los delicias típicas de la época. Pero Liliana Grimberg aseguró que no hay preparaciones dulces para recomendar. "Todas las confituras frutas secas y deshidratadas, turrón, budines pan dulce poseen muchas calorías y un poder de adicción muy alto", destacó.
Para no pensar que cuidar el cuerpo y la salud en Navidad y Año Nuevo es imposible, la nutricionista dio algunos ejemplos de los que se puede elegir en la mesa. Para la entrada se puede optar por un mini brochettes. "Se puede intercalar en palillos una rodaja de ananá cortada, jamón cocido o quesos port salut descremado en dados (4 unidades) con cerezas y palmito. Otro combinación puede ser intercalar trocitos de pollo (1/2 pechuga) con ají verde o rojo, una aceituna negra y trocitos de manzana. Además intercalar tomates cherry con huevos de codorniz y queso port salut (4 unidades)", destacó Liliana a El Tribuno.
Para el plato principal se puede elegir solo una de las preparaciones clásicas como: papillotte de pollo, postas de salmón en leche al curry, carne rellena, pechugas de pollo con salsa de hongos o pollo al curry. "Todas las preparaciones van acompañadas con un plato de hortalizas de colores", afirmó.
En cuantos a los postres, la máxima sigue siendo la misma: solo una porción, solo que en esta ocasión todas las propuestas son frutas. Se puede elegir ensalada de frutas, frutillas con una cucharadita de queso untable, dos mitades de duraznos en almíbar diet, una copa de gelatina de varios colores con una fruta, frutas frescas en trozos, cóctel de frutas diet, o una manzana asada con canela y queso blanco diet.
La decisión final está en sus manos. De seguir estas propuestas es muy posible que aunque lo pase en su casa o fuera de ella, en un restaurant o en casa de familiares o amigos, no aumente un solo kilo. Ahora, si a la cena de Noche Buena le suma el brindis con los compañeros de trabajo y luego con los amigos sin prestar atención de lo ingerido y bebido es posible que en estas fiestas, el aumento de peso sea aproximadamente de entre 3 a 5 kg.
Así que a cuidarse y felices fiestas.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora