El próximo sábado 13 de agosto a las 5 de la mañana parte desde nuestra ciudad, la Caravana Solidaria hacia la escuela albergue 4.590 de El Colgao, con el mismo entusiasmo que lo vienen haciendo desde hace 44 años, cuando un grupo de pescadores de El Bochín asumió el compromiso de apadrinar la escuelita, que en aquella época era solo un ranchito.
El Colgao es un paraje ubicado en Rivadavia Banda Norte y para llegar, hay que recorrer 450 kilómetros hasta Morillo y desde allí 60 kilómetros a El Colgao, en total unas 5 horas de viaje.
"Estábamos escasos de transporte, pero por suerte se sumaron dos vehículos más. Lo que nos está faltando es un médico solidario que se sume a esta movida", le contó a El Tribuno, Silvia Yaique, una odontóloga salteña que desde hace 19 años forma parte de esta caravana.
Lalo Atenor, pescador apasionado, expresidente de El Bochín y alma mater de este emprendimiento solidario que lleva mucho tiempo y esfuerzo organizar dijo: "El problema más serio que tenemos es que el médico que siempre nos acompaña este año no lo podrá hacer, por lo que nos encontramos con diez cajas de medicamentos donadas por laboratorios de Buenos Aires, pero no hay quien pueda indicar su uso", y agregó "el director de la escuela nos solicitó que le lleváramos repuestos para carpetas, lápices, cartulinas, y otros materiales, porque este año el Ministerio de Educación no les mandó. Yo voy a comprar ese material y las zapatillas para los chicos", dijo Lalo.
Silvia Yaique, Lalo Atenor y Daniel Solano, también pescador y odontólogo, son como el resto de los voluntarios personas que trabajan muchas horas diariamente, pero no dudan en postergar su descanso para ir a dar una mano a los que más lo necesitan.
Otro inconveniente que tienen este año es que no cuentan con un móvil del municipio que los acercaba desde Morillo hasta El Colgao, porque cambiaron las autoridades y no tienen contacto con el nuevo intendente. A pesar del panorama complejo que se les presenta para cumplir con este compromiso asumido hace 44 años, los integrantes de la caravana no bajan los brazos.
dirigentes.jpg
<div>Integrantes del equipo de la Caravana Solidaria.</div><div><br></div>
Integrantes del equipo de la Caravana Solidaria.


"Entre las voluntarios que van está un carpintero, un herrero, un especialista en el manejo de los equipos odontológicos, asistentes de odontología, odontólogos y un bioquímico", explicó Atenor.
"Hay que terminar de colocar las rejas en la escuela y para eso contamos con la colaboración del herrero", agregó.
Asistencia integral
La Caravana Solidaria no solo asiste a los chicos de la escuela, sino también a las personas que se acercan desde diferentes parajes. No llevan solamente salud, sino también alegría. Les acercan juguetes, útiles escolares, calzado, ropa y alimentos que son producto de donaciones que ellos mismos se ocupan de recolectar. "Para trasladar las donaciones contamos con el camión de Lalo y la camioneta de Daniel, además de llevar los equipos odontológicos", agregó Silvia.
"Tal vez lo más importante es que vamos a compartir unos momentos con la gente de El Colgao. Festejaremos el Día del Niño y recordaremos a Don José de San Martín, aunque en esta oportunidad no coincidan las fechas con el viaje. Estos momentos compartidos son importantes para ellos y para nosotros también", agregó Lalo.
Donaciones
"En cuanto a las donaciones de mercaderías, este año está, dentro de todo, bastante bien. Empresas como Cosalta donan dulce de leche, algunos sachets de chocolatada, tres o cuatro hormas de queso cuartirolo; La Serenísima el año pasado nos dio 180 litros de leche, el molino San Bernardo dona arroz y avena, Molinor me da 200 kilos entre locrillo, sémola, polenta, una fábrica de grasa que está en el Parque Industrial nos regala grasa, la Cooperadora Asistencial nos entrega algunos bolsones y algunos particulares nos donan bolsas de azúcar y harina. Por otro lado, un amigo, puestero en Cofruthos, nos va a donar frutas", dijo Atenor quien sale el viernes 12 a las 14 horas para poder parar en Colonia Santa Rosa, Pichanal y Embarcación, donde los productores le donan verduras y frutas para los chicos.
"Lo que no conseguimos fue donación de material de librería para los chicos, que tanto lo necesitan", agregó Atenor.
El Chañar
El doctor Pedro Peñalva es otro de los antiguos voluntarios. Pedro viaja cuatro días antes para poder dar asistencia a los niños del paraje El Chañar. El puesto sanitario de ese paraje fue recuperado del abandono por la Caravana Solidaria. Allí también se instaló un consultorio odontológico y se atiende a los pobladores de la zona. "Pedro tiene un especial afecto por ese paraje", contó Silvia Yaique.
Padrinos agradecidos
El padrinazgo a la escuela de El Colgao nació en agosto, hace 44 años, cuando un grupo de pescadores conocidos como Los Mayuatos fue sorprendido por un aguacero, encontrando refugio en la escuelita, que por ese entonces era solo un ranchito con muchas necesidades. La maestra les contó las penurias que pasaban los niños. Fue allí que asumieron el compromiso de ir todos los años en agosto para acercarles ayuda, en agradecimiento al refugio que les dieron. Tombolito, desde su columna en este diario, fue clave en la organización de esta caravana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora