Entre las diez prendas básicas que toda mujer debe tener en su placard figura el "pequeño negro", ese legado que representa en sí mismo cómo entendía la moda femenina Coco Chanel. Confort, practicidad y sensualidad. Según el sitio Fucsia.com, es "misterioso y chic, agradecido y provocativo". Dentro de su simplicidad, produce que una mujer sin tanto esfuerzo luzca con estilo. Dentro de su sofisticación, la hace ver extremadamente elegante. Añaden que la hace brillar sin opacar su pelo, los accesorios que lleve ni su personalidad. Pero tal vez nada como que el negro adelgaza y estiliza la figura para explicar su perdurabilidad.
Sin embargo, los colorimetristas advierten que elegir el negro para verse más delgada si la armonía de una mujer es cálida, aunque le quitará kilos probablemente también le reste belleza y luminosidad al rostro.
Verónica Valenzuela, en su artículo "El color negro: la contraposición de la elegancia y el fin", publicado en su blog SiloCreativo, señala que, aunque las connotaciones del color a lo largo de la historia han ido cambiando hacia el positivismo, el ser humano es consciente de que el negro es el final. "La carne descompuesta se vuelve negra, las plantas podridas, un diente con caries... Y, por lo tanto, la muerte también es negra", comenta Valenzuela. Añade que el luto ataviado de negro debe su explicación a la creencia de que "lo semejante cura lo semejante" y que, en consecuencia, si se viste de negro se aleja a los demonios negros encargados de la muerte.
Un nuevo paso en la moda
Según Valenzuela, fue a partir de la Edad Media que el color negro se impuso en la moda de los nobles y adquirió cierto valor. Luego, alrededor del 1900, incluso las novias vestirían de negro. Esto se debe en gran medida a que en aquella época de escasez, un traje negro de seda podía reconvertirse en un vestido de fiesta, lo que no ocurría con uno blanco.
"En la actualidad el negro supone la elegancia por excelencia. Se renuncia a la pompa y al deseo de llamar la atención. Esto se aprecia, sobre todo, en la moda conservadora masculina, en la que los trajes son siempre negros (frac, esmoquín)", señala Valenzuela.
Agrega que justamente fue el "pequeño negro" de Coco Chanel el que instaló que el color servía para todas las ocasiones formales.
Para Valenzuela el gusto por el negro en la moda deviene de una cuestión simple: "los vestidos y trajes negros poseen un efecto delimitativo, hacen que el que los viste destaque y adquiera importancia, dan a parecer que no necesita ornamentaciones de colores y que tiene la personalidad suficiente". Así, el negro da individualidad y es independiente de la moda.
¿Adelgaza?
El poder de esta tonalidad logra profundizar y reducir dimensiones de manera visual. Es un color mágico.
La bloguera de moda Rocío Sánchez en su sitio "Notas con estilo" y su artículo "¿El color negro adelgaza?" sostiene que el negro es la percepción visual de la máxima oscuridad, debido a la inexistencia de luz. "Efectivamente, si usamos el color negro en prendas de vestir conseguiremos parecer más esbeltas y delgadas. No todas las prendas de este color son ideales para disimular los kilitos de más. Hay que saber elegir el estilismo adecuado a tu tipo de cuerpo; por eso siempre insisto en lo importante que es conocerse bien a una misma", advierte.
Según su percepción el negro es el color más utilizado en la moda porque una mujer que viste de negro evoca elegancia, autoridad y poder. Incluso señala que usado correctamente es capaz de proyectar por sí mismo una imagen versátil y sofisticada.
"El famoso vestidito negro que Coco Chanel puso de moda convirtió este color en el símbolo de la elegancia, siendo el color rey en estilismos de actos tales como bodas, celebraciones, galas y eventos", evalúa Sánchez.
También asevera que en algunas ocasiones el negro puede resultar un color muy severo para algunas personas si lo usan cerca del rostro. Por ello para saber si le queda bien o mal a uno recomienda la visita a un profesional de la colorimetría. Una alternativa al negro, en caso de que el espejo o un profesional nos señale un efecto no favorecedor para nuestro tipo de piel (fría o cálida), serían el azul marino o el marrón chocolate.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora