Ni las muertes de los hermanos Saiquita los paró. Tras conocerse el triste final del Rubén y Judith, ahogados en el río Arenales, la gente volvió al día siguiente y se bañó en el mismo lugar donde desaparecieron los jóvenes. Niños, adolescentes y grupos de jóvenes con mayores bebiendo alcohol fueron vistos a menos de 24 horas de ocurrida la tragedia.
"Una semana antes de estas desgracias mande un comunicado con el objetivo de prevenir a los salteños respecto a la utilización de los ríos", apuntó Sánchez Rosado, jefe de la División Lacustre.
En dicho escrito el funcionario fue contundente: "La División Lacustre y Fluvial Cabra Corral para este verano aconseja mantenerse alejado de los ríos y no ingresar a bañarse en los mismos".
En más de una oportunidad se escuchó a especialistas en pronósticos climáticos señalar que este año en Salta abundarían las altas temperaturas y fuertes tormentas, combinación que hace de los ríos un lugar en extremo peligroso.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...