*

Nico Aguirre, sobre su 2016 goleador: Este año tapé varias bocas
Nicolás Aguirre tuvo una segunda mitad auspiciosa en un Gimnasia y Tiro ofensivamente voraz y puntero, que logró los dos objetivos propuestos.
En diálogo con Alentandooo, el delantero mendocino se refirió a su reivindicación, al presente auspicioso del albo, a la racha negativa de la última rueda, el nonagonal, la salida de José María Bianco y la llegada de Duilio Botella. “Arranqué mal el año, no me había tocado nunca en mi carrera lesionarme y jugué pocos minutos. Pero en el segundo semestre la cosa cambió, conseguimos una solidez como equipo y se me abrió el arco. Hoy nos hacen goles, pero convertimos 3 o 4 y disimulamos quizás las falencias. Fue un año muy positivo en lo individual y lo grupal: puntero, entre los goleadores, clasificado, en la Copa Argentina. La dirigencia y el cuerpo técnico apostaron por mí, a darme una oportunidad. A la gente que me bancó le devolví la confianza depositada en la cancha y callé varias bocas”, se despachó el atacante cuyano en el inicio del diálogo, para luego referirse a la meseta negativa del albo tras conseguir la clasificación. “El haber clasificado cinco fechas antes hizo que inconscientemente nos relajemos, el tema es que los rivales no se relajan. El torneo es tan largo y tedioso que hasta son normales esas mesetas. Hay detalles que debemos ajustar, ahora se termina el margen de error. El más regular será el que ascenderá”, dijo.
“Fuimos el equipo más goleador de la fase de grupos y eso es un premio al esfuerzo. Mis compañeros, como Juan Amieva, tampoco la tenían fácil, y también se les abrió el arco”, añadió, para luego palpitar el nonagonal que se viene, referirse a Bianco y a Botella.
“A excepción de Sarmiento y Sportivo Patria, los enfrenté a todos. Tenemos que apuntar a ser fuertes de local y ganar los tres primeros partidos que tendremos en Salta, el clásico incluido. Rivales a vencer y candidatos para mí son Mitre de Santiago del Estero, Chaco For Ever y Juventud. A la chapa se la puede poner cualquiera, pero hay que jugar y ganar para ascender. José (Bianco) hizo un gran trabajo en Gimnasia, implementó una idea, una identidad que supimos captar y plasmar. Nos hizo un equipo sólido. Cuando comienzan a jugar la familia y las cuestiones personales, ahí uno puede entender su decisión de irse. Nos sorprendió, nadie sabía lo que pasaba. Esperemos que el cambio no nos afecte. No conozco a Botella, tuve una breve charla con él, pero tengo las mejores referencias. Hay poco tiempo para trabajar y conocernos, hay que agarrar rápido lo que él pretende y empezar de cero. Tenemos un grupo capaz de pelear el ascenso”, concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...