El Vaticano desmintió ayer un artículo "completamente infundado" publicado en un periódico italiano acerca de que el papa Francisco tiene un pequeño tumor curable en el cerebro, e indicó que goza de buena salud y que está "absolutamente perfecto". La información publicada por el National Daily es "completamente infundada y seriamente irresponsable y no merecedora de atención", dijo ayer el reverendo Federico Lombardi, portavoz del Vaticano.
El diario citó fuentes de enfermería no identificadas al decir que el Papa, de 78 años, viajó en helicóptero hasta la clínica de San Rossore di Barbaricina, cerca de Pisa, para consultar a un especialista japonés, el oncólogo Takanori Fukushima, experto en cáncer cerebral.
El médico habría determinado que la pequeña mancha negra detectada en el cerebro de Francisco "podía curarse sin cirugía", según el periódico. En versiones posteriores, el diario informó que Fukushima viajó en el helicóptero del Vaticano hasta la Santa Sede para ver al Pontífice. La prensa citó a agencia noticiosas no identificadas en Pisa, indicaron que el viaje fue en enero y que Fukushima se había transportado por helicóptero para ver al Papa.
Lombardi negó los reportes a la prensa ayer y agregó que lo hacía después de haber hablado con el mismo Papa sobre ellos. Dijo que ningún doctor japonés ha visitado al Pontífice, que ningún análisis descrito en el diario se le había practicado y que ningún helicóptero había aterrizado en el Vaticano desde el exterior.
"Puedo confirmar que el Papa goza de buena salud", dijo Lombardi. "Si ustedes estuvieran en la plaza esta mañana, también lo hubieran visto. Y si lo acompañan en los viajes, saben que tiene un pequeño problema con sus piernas, pero de su cabeza está absolutamente perfecto", dijo. Francisco, en los últimos días participó de un sínodo sobre la familia, que ha mostrado divisiones entre obispos conservadores y progresistas sobre cómo transmitir las enseñanzas de la Iglesia sobre el matrimonio, relaciones sexuales, homosexualidad y otras cuestiones. Varios obispos y cardenales se quejaron de que el sínodo "siembra confusión y ansiedad" sobre las enseñanzas de la Iglesia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora