Un pastor de un culto no oficial era buscado ayer por la Policía en todo el país luego de haber sido acusado de raptar a una niña de 9 años durante algunas horas y abandonarla en la terminal de ómnibus de la ciudad santiagueña de Añatuya. La investigación se abrió a partir del comparendo de la madre de la nena en la Comisaría Cuarta del Menor y la Mujer con sede en Añatuya, ciudad en la que reside la denunciante. Allí, la mujer expuso que había estado rezando en su hogar con un hombre que es pastor de un culto no oficial y que poco después el hombre había salido a comprar una gaseosa con su hija, en horas del mediodía del viernes. Como transcurrió un tiempo más que prudencial para que regresaran y no pudo ubicarlos en el barrio, concurrió a la Policía para que la ayudaran a ubicar a su hija, añadió en su denuncia de acuerdo a fuentes policiales citadas por el diario El Liberal. El alerta se extendió a toda la red policial de la Policía y así fue que, a las 17, efectivos de la seccional 42 de Colonia Dora, distante 20 kilómetros de Añatuya, hallaron a la niña. Las fuentes señalaron que la menor de edad se encontraba sola en la estación de ómnibus y contó que había llegado junto con el pastor a ese lugar, desde el que el hombre abordó un colectivo sin que pudiera precisar con qué destino.
Los estudios realizados sobre la nena indicaron que no sufrió maltrato ni abuso sexual, por lo que resultaba sumamente extraño el episodio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora