El pedido incluye 14 medidas de prueba, con las cuales la fiscalía espera actualizar diligencias que no se había tomado desde un inicio, como así también avanzar en otras áreas de la investigación que busca esclarecer el supuesto abuso sexual perpetrado en perjuicio de una menor de etnia Wichi, hecho ocurrido en noviembre del año pasado.
Como se informó, la semana pasada el fiscal penal de Salvador Mazza, Jorge Cazón, fue sustituido de la dirección de la investigación. En su remplazo, fue designado Cabot, quien actúa en la causa de manera conjunta con Obeid, fiscal de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual.
El jueves pasado, tras examinar el expediente, Cabot solicitó como primera medida de prueba la remisión del legajo de tramitación de matrícula del médico Juan Carlos Limache Mamani, quien habría extendido un certificado médico vinculado al supuesto abuso.
Para ello, se requirió se libre oficio al subsecretario de Gestión de Salud del Ministerio de Salud Pública de la Provincia. Asimismo, los fiscales solicitaron a las autoridades de los hospitales de Tartagal y Santa Victoria Este la remisión de las historias clínicas y otra documentación relacionada a la menor víctima.
También se ordenó una pericia médica de la menor a fin de establecer si la misma padece de algún retraso madurativo o discapacidad, para lo cual se solicitó la actuación de un psicólogo, psiquiatra y un neurólogo, quienes tendrán acceso a los antecedentes médicos del caso.
Asimismo, se ordenó la remisión de los informes psicológicos realizados a los imputados, como así también a la víctima. Por otra parte, se requirió los informes realizados por los peritos de la División Criminalística de la Policía en torno al hecho.
Se incluye, entre las medidas de pruebas, la realización de una inspección ocular en el lugar donde la menor habría sido abusada, diligencia de la que participará el fiscal Cabot junto a peritos del Cuerpo de Investigaciones Fiscales.
En otro orden, los fiscales ordenaron la realización de la autopsia del cuerpo del bebé que fue gestado a raíz del supuesto abuso, medida que se realizará en la morgue judicial. En este caso, se solicitó a los peritos del CIF el relevamiento de todo otro detalle que permita el esclarecimiento del hecho.
Con respecto a los acusados, se ordenó la extracción de muestras genéticas a los mismos a fin de ser sometidas posteriormente a las pruebas de cotejo genético correspondientes. En este caso, se contempló la posibilidad de utilizar la fuerza pública para cumplir con la recolección de las muestras.
Testimoniales
Entre otras medidas complementarias, la fiscalía dispuso la declaración testimonial de seis testigos, entre ellos el médico Limache Mamani, como así también familiares de la menor víctima en la localidad de Alto La Sierra.
En todos los casos, según lo sea necesario, la fiscalía ordenó la intervención de la intérprete del lenguaje Wichi. Con estas medidas, la fiscalía espera obtener todos los elementos necesarios a fin de poder establecer las responsabilidades penales de los imputados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora