Atemorizado por haber atravesado alguna historia poco feliz en el ámbito escolar, la semana pasada un niño de 11 años le dijo a su hermana de 19 que no quería ir a la escuela. Sorprendida, la joven le preguntó por qué, ya que hasta ese momento el menor no había exteriorizado ningún problema. Al menos por unos días, el menor se las ingenió para ocultar su tristeza pero, sobre todo, su profundo dolor. El niño habría sido víctima de golpes propinados por otros menores en la institución escolar. Se trataría de un nuevo caso de bullying.
En ese momento, su hermana llamó a un médico para descartar que tuviese alguna dolencia. El profesional no le sugirió absolutamente nada. Cuarenta y ocho horas después, el menor insistió con no ir a la escuela, esta vez el suplicio fue con lágrimas en sus ojos. Sin dudar, su familia lo llevó al hospital local donde lo internaron por algunos minutos y luego solicitaron que sea trasladado a Salta capital, donde fue atendido en el Hospital de Niños.
En ese centro asistencial el menor quedó internado en la sala de terapia intensiva, el diagnóstico de los profesionales fue "golpes internos y uno de los pulmones no funciona". La situación dejó de ser menor, la incertidumbre y el pánico se apoderaron de la familia de la víctima. Al ser consultado, el niño sostuvo que había sido víctima de agresiones en manos de otros menores, en el baño de la escuela Arturo Illia de San Ramón de la Nueva Orán, donde asiste, según dejó constancia la hermana del niño en la denuncia radicada en la Comisaría 24 de esa ciudad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 11 meses

De confirmarce la verdad de niños violentos prematuramente, la ley deberia hacerles una buena multa a los padres de los menores golpeadores y con lo recaudado ayudar a la flis del menor internado para poder manejarce durante la permanencia de la internacion, y que los padres se encarguen de "cobrarles" a sus respectivos "nenes" por ese gasto extra.


Se está leyendo ahora