"Yo quiero ser policía para que no roben en mi barrio. También quiero ser grande para cuidar mi barrio y para que esté cada día más lindo; pero no sé si voy a poder venir porque no tengo la ropa". "Pero igual venís, ¿no?". "A mí me dijo la Keka: "Vos preocupate por hacer lo que tenés que hacer, que Dios te la va a mandar''. Dios siempre manda, me dijo".
La nena acaricia un gatito angora mientras cuenta que el 9 de Julio quiere desfilar con el uniforme, compuesto por pantalón de vestir azul, camisa blanca, pulóver con escote en V azul, boina azul, zapatos negros y el pin que caracteriza a la Policía Infantil. Así los ve ir a muchos de los casi 200 cuerpos existentes en Salta a las fiestas cívicas.
Ella y otros 49 chicos que forman el grupo viven en Atocha I, II y III, La Ciénaga, San Rafael y Solís Pizarro. Todos frecuentan el comedor "Jesús te ama", donde almuerzan, meriendan y realizan actividades recreativas los fines de semana.
Entre otras propuestas lúdicas, de apoyo escolar y de educación en valores, hace tres años la suboficial principal Adriana Tolaba, del Cuerpo Infantil de Policía y operadora comunitaria, abrió este espacio para que los niños participen de talleres sobre protección y conservación del medio ambiente, primeros auxilios, derechos y deberes del niño, drogadicción, alcoholismo y seguridad vial. Los chicos cuentan que "la seño" y el sargento ayudante Cristian Castro les dieron charlas sobre el comportamiento correcto en el colectivo y en las calles, el buen trato en la familia y en la escuela. Cuestiones que muchas veces solo en este ámbito adquieren visibilidad para niños provenientes de hogares disfuncionales y con alta vulnerabilidad social.
"Casi todos vienen de madres que han sufrido violencia de género o de madres que los crían solas. Otros incluso no tienen un calor de hogar, alguien que les diferencie lo bueno de lo malo y les dé contención", comenta Adriana Tolaba.
La lista que precisan pantalón azul de vestir. camisa blanca. pulóver en escote V azul. medias blancas o azules. zapatos negros. boina. pin del Cuerpo Infantil.
Princesas, no
Agustina Guaymás Medina (12), Celina Liset Arancibia (12), Yuliana Chocobar (12) y Micaela Vicente (12), las señoritas del grupo, dicen que están más cerca de ser "chicas de acción" que "princesas".
"No sé si quiero ser policía, pero sí entrar en acción civil y proteger a los demás", define Micaela. Cuando hablan sobre las jornadas que comparten como miembros de la Policía Infantil se cuelan anécdotas de lo más diversas. "Vamos a ayudar a la gente por el barrio y a entregar algunas donaciones", dice Luis Frías (11). "Trabajamos con cartón y botellas en desuso. Hicimos flores y hemos armado un arbolito de Navidad el año pasado con botellas y CD también", aporta Celina.
En varias provincias los cuerpos de Policía Infantil fueron repudiados por la sociedad, que los acusó de reclutamiento y adoctrinamiento de menores. Incluso hubo quienes los acusaron de violar el artículo 38 de la Convención de los Derechos del Niño, es decir, el derecho a protegerlos de los conflictos armados. Chubut, Misiones, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Jujuy, Mendoza, Neuquén, Salta, San Juan, Santa Fe y Tierra del Fuego implementaron los cuerpos de Policía Infantil, que solo está vigente en Salta luego de que en 2011 el resto de las provincias erradicara Gendarmería y Policía infantiles.
"Nosotros solo trabajamos con actividades a través de talleres, partidos de fútbol y de vóley y carreras de posta... y al mismo tiempo revalorizamos aquello que hoy se está perdiendo para que los niños el día de mañana sean mejores personas", comenta Adriana Tolaba, quien les dedica a estos chicos la mañana y la tarde de sus sábados "porque me gustan los chicos y mi hijo de 19 años está estudiando y ya no vive conmigo".
La encargada del comedor "Jesús te ama", Adriana García -o la "Keka" como la llaman los niños- opina: "Sea como fuere, a los niños les hace ilusión vestir el uniforme" y deja su celular (387) 154523904 para que la llamen quienes puedan hacer donaciones.
"Con el grupo juntamos tapitas en las canchas para mandar al Hospital Garrahan, porque ellos las convierten en dinero para los pacientes", dice Yuliana al ser consultada sobre su actividad favorita con la Policía Infantil. Y al decir que quienes necesitan también pueden ayudar a otros, Yuliana deja claro que ha entendido el sentido profundo de la solidari dad.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora