Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los accidentes de tránsito son la segunda causa de muerte de niños y adolescentes de 5 a 14 años. El Tribuno hizo un relevamiento sobre los modos de transportar a los chicos en los vehículos de los salteños y comprobó que son numerosos los casos en que viajan, ya sea en el asiento del acompañante o hasta en las piernas del conductor. En 2015 hubo al menos un acta de infracción cada dos dias por este tipo de imprudencia en la capital.
Desde el área Tránsito aducen que el incumplimiento de la ley que exige que los niños hasta 10 años vayan en el asiento trasero se debe a la relajación en los controles y a la falta de educación de los padres.
Consultado el nuevo subsecretario de Tránsito de la Municipalidad, Juan Carlos Garrido, sobre cómo se va a trabajar de ahora en más con relación a esta problemática, enfatizó: "La normativa se va a cumplir a rajatabla, sí o sí. Vamos a ser inflexibles para la protección de la vida".
La legislación vigente que rige a nivel nacional y a la que adhiere el municipio capitalino (leyes Nº 24.449 y Nº 26.363) establecen claramente que "los menores de 10 años deben viajar en el asiento trasero".
Sin embargo, la realidad indica que pese a que son normas que tienen más de 20 años, aún no han sido acatadas por todos los conductores incluso a sabiendas de que esta falta conlleva una sanción. El año pasado se labraron 146 infracciones en la ciudad, es decir, una cada dos días, una cifra relativamente baja teniendo en cuenta el parque automotor de Salta.
El inspector mayor Miguel Ángel Sosa explicó que, si bien en todas las órdenes de servicio de los controles de rutina que se realizan en la ciudad se indica la fiscalización de que los niños deben viajar en el asiento trasero, por lo general no se hace más que una advertencia a los que incumplen.
Además, indicó que si bien hay asientos diferenciados para los niños teniendo en cuenta su edad y peso, los controles no son tan rigurosos. "Si el chico va sentado atrás y con cinturón, lo consideramos válido", admitió.
Educación y flexibilidad
En relación a los motivos por los que los padres no toman conciencia del riesgo de transportar a los chicos en condiciones inapropiadas, el titular de Tránsito apuntó a la falta de educación y la poca rigurosidad en los controles. "No hay manera de hacerle entender a la mamá o al papá que es una locura que los chicos viajen adelante. Por darles el gusto, ponen en riesgo su vida, y esto tiene que ver con la total falta de educación que existe en la población en materia de seguridad vial", enfatizó.
En este sentido, el funcionario adelantó que se trabajará fuertemente con campañas de prevención sobre todo en los barrios a través de los Centros Integradores Comunitarios. Al mismo tiempo, indicó que será importante "la docencia" que impartan los mismos inspectores. Para esto, Garrido sostuvo que se volverá al acta de papel, ya que desde su punto de vista el uso de la tablet fue un fracaso. "El conductor se enteraba después de meses de que le sacaban la foto sobre la infracción que había cometido y durante todo ese tiempo, podría haber seguido repitiendo la misma falta. En cambio, con el papel, la persona se entera inmediatamente en qué falló y sabe que tendrá una sanción por ello, eso también es educar", argumentó.
El segundo punto señalado es fortalecer la fiscalización y ser "inflexibles" con los controles, un aspecto que para Garrido estuvo en decadencia durante la gestión que lo antecedió. "En estos últimos 12 años no solo no se ha hecho nada en materia de Tránsito sino que se ha retrocedido. Falla la fiscalización y hay una relajación", cuestionó duramente el funcionario municipal.

"La vida será la prioridad"
Juan Carlos Garrido, quien antes de su cargo en la gestión de Tránsito municipal fuera reconocido por su tarea al frente de la Fundación Patet (Prevención de Accidentes de Tránsito y el Estudio del Transporte) enfatizó en la importancia de trabajar para "conservar la vida".
El funcionario adelantó que las prioridades que establecieron para su gestión serán bajar los índices de mortalidad (el año pasado murieron 48 personas en la ciudad), educar al vecino y exigir el cumplimiento de la normativa.
Además, Garrido anticipó que en cuanto se reanuden las sesiones del Concejo Deliberante presentarán un proyecto de ordenanza para implementar el pedido de probation en los casos de siniestros viales.
"Queremos que quien esté imputado pueda ofrecer una reparación del daño cometido haciendo tareas de concientización. Estamos trabajando en este proyecto", manifestó el subsecretario.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Erik Larsen
Erik Larsen · Hace 10 meses

¿Y para cuándo se va a exigir lo mismo a SAETA? Cinturones para todos, butaquitas para bebés y niños, y nada de excesos de velocidad.

Rosana Sanchez
Rosana Sanchez · Hace 10 meses

Me parece bien el control y el orden . Pero que multa tendrán los motociclistas q llevan dos o tres niños ??? Y sin casco !!! . Estas multas lamentablemente se limitan a la ciudad de Salta porque en donde yo vivo , Guemes , es un desastre . Niños en motos , niños en la falda del conductor o acompañante

Rosana Sanchez
Rosana Sanchez · Hace 10 meses

Me parece bien qu existan control y orden . Pero tengo una pregunta , cual seria la multa para los motociclistas que llevan dos o tres niños y sin casco??!!!

,, ,,,
,, ,,, · Hace 10 meses

A Los centros integradores comunitarios no van los niños ricos con sus vehículos modificados de alta gama. A ellos les dan fácil los carne en transito al igual que algunas personas que no se como obtienen sus permisos.

,, ,,,
,, ,,, · Hace 10 meses

Pregunto yo podría llegar a mas si todos cooperamos y me refiero a los efectivos. Transito que hace vista gorda a sus amistades o a ciertos personajes que solo chapean. Los de la vial que solo piensan en cosas extremas y es solo quitar el rodado y hacer test de alcoholemia. Estan en las calles y no los paran cuando van 4 en un ciclomotor, conducen motocicletas sin casco o con casco over head sin abrocharse. Casos de 8 personas en un automóvil de 5, nenes ricos sin carnet de conducir y que salen a hacer carreras a las calles. Niños ricos que con sus vehículos se estacionan en determinados lugares (cerro san Bernardo, monumento a Gûemes, etc), tomando cervezas o fernet con sus amigos. Cuando hacen un control, cuando hacen una multa.


Se está leyendo ahora