El presidente francés, François Hollande, afirmó ayer: "Hasta el momento hay 50 heridos que están luchando por sus vidas, tras el ataque del jueves en la ciudad de Niza"
Además, el mandatario galo reaccionó así de forma indirecta a las recriminaciones de diversos líderes de la oposición que como el ex primer ministro Alain Juppé, dijo que "si se hubieran puesto todos los medios, el drama no se habría producido". Hollande pidió: "Unidad, cohesión y fuerza para que Francia sea más fuerte que los que quieren hacerle mal, y se mostró convencido de que somos capaces de vencerlos porque somos una Francia unida".
Tras la visita, reveló que entre las víctimas del atentado "hay muchos niños pequeños", así como un gran número de "extranjeros de muchos continentes". Las autoridades sanitarias habían anticipado que de los al menos 120 heridos, unos 50 eran niños. Asimismo, Hollande dijo que unos 50 heridos en el atentado se hallan "en estado muy crítico, entre la vida y la muerte".
El día después del ataque, Francia no salía de su asombro por la cruenta metodología utilizada.
atentado1.jpg
Una mujer brinda su emotivo homenaje en el lugar de la tragedia.

Flores y cartas

Familiares y amigos de las víctimas o simples anónimos llegaban el viernes por la tarde con flores y cartas al Paseo de los Ingleses. Samir, de 22 años, se postra, sentado en la acera con un ramo de flores, no lejos del altar donde se empiezan a acumular flores y pequeñas notas de adiós. "Estaba allí ayer por la noche, tenía que encontrar a mis amigos, pasé la noche buscándolos y he sabido que uno de ellos, Ahmed, ha muerto", explicó a la AFP. "No he tenido el valor de avanzar más", se excusó con una voz en la que se adivinan las lágrimas.
Dos chicas, Becky, escocesa, y Alisa, finlandesa, avanzan de la mano para depositar su ramo en el terraplén de la Rambla.
Por toda Francia se han reproducido los actos de homenaje más o menos espontáneos, con minutos de silencio o entonando la Marsellesa, el himno nacional francés.
El atentado del jueves en Niza durante los festejos del día nacional francés es el tercer gran ataque en el país en un año y medio. Y es parte de la "ruta de la muerte" que devolvió el miedo a Francia.
atentado.jpg
Rescatistas ayudan a una de las víctimas para trasladarla.

Nueva metodología

El mortífero ataque marcó una nueva y espantosa realidad del terrorismo en Europa: los extremistas están aprovechando cada vez más recursos para su arsenal, al punto de que sus atentados se están volviendo más difíciles de predecir o prevenir. Este tipo de violencia no es nuevo en Europa, pero el saldo fatal representó uno de los ataques motorizados más letales en años recientes.
Aunque aún no está clara la motivación del ataque, el conductor tunecino atropelló a la gente que estaba viendo los fuegos artificiales durante la celebración del Día de la Bastilla. Contrario a ataques con vehículos cargados de explosivos, el alto número de muertes parece haber sido causado por el peso y la velocidad del camión, arremetiendo contra la gente en el paseo, al lado de la playa.
El uso de vehículos para realizar ataques es una táctica bien establecida de Al Qaeda y el grupo Estado Islámico.

atentado2.jpg
Estado en que quedó el camión luego de frenar su alocada carrera. Se observa la cantidad de impactos.

tunecino3.jpg
El documento de Mohamed Lahouaiej Bouhlel.
El documento de Mohamed Lahouaiej Bouhlel.

“Nunca rezó ni fue a una mezquita”

La familia del tunecino Mohamed Lahouaiej Bouhlel, de 31 años -responsable de las 84 muertes en el atentado en Niza-, consumía drogas. “No era musulmán, nunca rezó ni fue a una mezquita”.
Además su esposa, Dayli Mail, comentó que “Bouhlel era un golpeador, bebía alcohol, comía carne de cerdo y tomaba drogas”, todos comportamientos prohibidos por el islam.
También hay rumores que indican que perdió su trabajo como conductor de camiones cuando se quedó dormido al volante y chocó contra cuatro vehículos. Estuvo involucrado en una pelea en un bar. Esos dos incidentes hicieron que la Policía lo tuviera bajo observación desde enero.
Además, tenía una denuncia por violencia de género desde hacía dos años. Las agresiones a su mujer provocaron el divorcio. En las primeras horas de ayer la Policía revisó el domicilio del atacante.
tunecino2.jpg
<div>El tunecino Mohamed Lahouaiej Bouhlel, de 31 años -responsable de las 84 muertes.</div>
El tunecino Mohamed Lahouaiej Bouhlel, de 31 años -responsable de las 84 muertes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora