Los iniciados en la wicca del hemisferio Sur esta noche se reúnen para celebrar Beltane. Esta palabra significa "el fuego de Bel" (dios Sol) y estos festejos fueron duramente desaprobados por la Iglesia por creer que promovían el libertinaje. Esta noche celebrarán la unión del dios y la diosa, el período máximo de fertilidad. Mientras que a los wiccanos del hemisferio Norte les toca conmemorar Samhain, la muerte del dios y su viaje al otro mundo, mientras la diosa llora su muerte. En este caso recuerdan a sus ancestros y antepasados. Se dice que debido al viaje del dios, las leyes mundanas del tiempo y el espacio están temporalmente suspendidas y la barrera entre los mundos desaparece. Esto último trae resonancias de Halloween y el Día de los Santos Difuntos. Justamente, este año se multiplicó la hostilidad entre los adeptos a ambas creencias. Consultada al respecto, Carolina Fernández habló de ignorancia. Sucede que Halloween es el resultado del sincretismo originado por la cristianización de los pueblos paganos. "Ellos creían que esa noche los espíritus podían ingresar al terreno de los vivos. Entonces se ponían cabezas y cueros de animales para que no se les acerquen, apagaban las fogatas de las casas y cerraban las puertas y las ventanas para que no ingresaran. Cuando llega el catolicismo, para ir incorporando gente iban tomando costumbres de cada lugar", detalló. Así "hallow" significa "masa". El 31 de octubre los cristianos iban puerta por puerta para pedir una masa que se hacía con pasas de uva. Los pobladores las entregaban para que los cristianos elevaran plegarias por las almas de los muertos. "De ahí surge lo de dulce o truco. Si vos no dabas la masa, te hacían un truco que podía ser esconderte una pala que tenías afuera", definió. "Entonces es católico esto de truco o dulce. Ahora, la festividad fue derivando más en los niños, que se disfrazan de zombies, esqueletos, para ahuyentar a los malos espíritus", añadió. Aclaró, además, que Halloween no es yanqui, sino irlandés, una tradición que este pueblo esparció al mundo. "Un ritual como el armado del árbol de Navidad, adquirido por los católicos, es celta. En la Pascua comemos conejos y huevos, otro ritual celta relacionado con la simiente. Hay un montón de sincretismo. Por ello, no debería haber una pelea", señaló. Y recomendó averiguar el origen de cada ritual antes de tomar partido porque parece que "cuando lo dice el cristianismo es fe y cuando lo dicen otros esoterismo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


ROSA aybar
ROSA aybar · Hace 13 meses

muy buena la aclaración. Hay que informarse mas