Habló, pero cuidándose de no opinar. Es lógico, en su escritorio podría recaer la causa judicial más escandalosa que haya vivido la Justicia Federal en Salta, según los vericuetos que den los que acusan y defienden al juez federal Raúl Reynoso, procesado por supuestamente liberar a detenidos por narcotráfico a cambio de dinero o dádivas. Y si habla de más puede ser recusada. Hace doce días asumió la titular de la nueva Sala II de la Cámara Federal de Apelaciones. Para ella el caso Reynoso es aislado dentro del Poder Judicial, reconoce como titánica la tarea de un solo juez en la frontera norte.
¿Qué sala de la Cámara definirá la apelación del juez Reynoso contra su procesamiento?
Hasta último momento del viernes no se había definido. De todos modos, yo no puedo hablar porque si lo hago después me tengo que excusar.
En esta instancia, ¿recibieron presiones o amenazas?
Para nada. Y creo que mis colegas están trabajando muy bien también.
¿Cree que es una causa política?
No, no... Es una causa que tiene mucha prueba. Sí he tenido la oportunidad de leer el procesamiento (dictado por el juez federal Julio Bavio), que son más de 600 hojas. Está en el sitio del Centro de Información Judicial (CIJ) y si lo lee se impresiona por la cantidad de constancias que hay. Esto se venía investigando, supuestamente, hace tiempo, así que no creo que sea una cuestión política. Es mucha evidencia.
¿Esas evidencias son suficientes para sostener el procesamiento?
No soy juez de la causa. Si digo sí o no, estoy prejuzgando.
Doctora, ¿qué siente que un caso vinculado al narcotráfico roce a la Justicia Federal?
Creo que son casos aislados. En general, en el Poder Judicial hay gente muy buena, y este es un caso aislado, muy puntual, que tiene a todo el país en vilo a ver cómo se resuelve. No creo que sea moneda corriente. Y por supuesto que no debería serlo. A nosotros nos mella, nos afecta, nos preocupa, y más por tratarse de una zona tan caliente como Orán. Sabemos que el equipo de trabajo es bueno. Las evidencias que hay citadas por el juez de la causa habrá que analizarlas.
¿Un segundo juzgado en la zona ayudaría a que esto no suceda?
Por supuesto. Independientemente de la causa Reynoso, se venía bregando por el Juzgado Federal de Tartagal. También hay un proyecto de juzgado para Libertador General San Martín e incluso otro para La Quiaca, que supongo que con Gerardo Morales (gobernador electo de Jujuy) se van a impulsar nuevamente. Es una frontera demasiado amplia, son demasiados los canales, hay corrupción en las fuerzas de seguridad e incluso hubo condenas a miembros de éstas. De modo que es muy difícil para un solo juez enfrentar a la organización; es una tarea titánica.
¿Cómo cree que la Argentina debe enfrentar al narcotráfico?
La lucha contra el narcotráfico tiene que estar encarada por distintos actores. Hay que reforzar las fuerzas de seguridad, la infraestructura, los escánners, aumentar el personal, instalar los radares, aumentar los juzgados y con ello, hay que reforzar las cárceles. Esto debe ser integral.
Y el Ejército, ¿debe intervenir?
Me parece que es un extremo. El Ejército tiene otra finalidad. Las fuerzas de seguridad están actuando y lo hacen bien. Hay niveles y situaciones que hay que mejorar, pero la Policía Federal, Gendarmería y la Policía de Seguridad Aeroportuaria trabajan bien. Incluso la Policía de la Provincia tiene una división de narcotráfico muy bien enseñada.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...