Con la sensación de que la hemorragia laboral ya se detuvo, el Gobierno no prevé extender el pacto con los principales empresarios del país que se habían comprometido a no reducir sus plantillas de empleados por 90 días.
El acuerdo, denominado por entonces "compromiso por el empleo", se vencerá pasado mañana y no contemplará un segundo capítulo. Así lo aseguró a la prensa el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. "La tendencia comenzó a cambiar. Se estabilizó", argumentó el funcionario.
El pacto entre el Presidente y unos 200 empresarios de primera línea se gestó a comienzos de mayo, cuando las cinco centrales obreras y casi toda la oposición presionaban por la sanción de la denominada ley antidespidos, que contemplaba el pago de una doble indemnización y la suspensión de las bajas por 180 días. El intento del oficialismo de neutralizar la iniciativa no prosperó y Mauricio Macri , finalmente, debió recurrir a su primer veto tras un revés en el Congreso. El Gobierno desea ahora enviar una señal de confianza al no prolongar el trato con los empresarios. Triaca reconoce que aún hay sectores con dificultades, como la construcción y las industrias, cuyo músculo dependen de lo que suceda en Brasil.
Sin embargo, Triaca estima que en el mediano plazo habría señales de reactivación. Confía en que la obra pública pueda ser la locomotora que agilice la reacción, pero también apuesta a que avance en el Congreso una iniciativa oficial para generar empleo en los jóvenes de entre 18 y 24 años. Se trata del Régimen de Promoción del Primer Empleo Formal, que prevé beneficios económicos para aquellas empresas que tomen personal sin experiencia.
Posiciones
El puñado de legisladores de extracción sindical votará en contra. Ya lo anticipó Héctor Daer, diputado nacional del Frente Renovador y número puesto para el triunvirato que conducirá la CGT unificada a partir del 22 de este mes. "Vamos a militar en contra de ese proyecto de ley porque no prevé incluir al trabajador en el convenio colectivo de la actividad", apuntó Daer el viernes pasado, durante el plenario de autoridades de la central obrera.
Triaca reconoció un estancamiento del empleo y afirmó que no crece hace cinco años. Sin embargo, las estadísticas muestran una caída. Entre noviembre de 2015 y mayo de 2016, la cantidad de asalariados registrados en el sector privado se redujo en 128.294 casos. Así lo reflejó un relevamiento del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma en base a informes oficiales del Ministerio de Trabajo (Sistema Integrado Provisional Argentino). A la estadística habría que sumarle los casi 11.000 despidos en el sector público que reconoció la administración nacional como parte de su política de ajuste.
No todos cumplieron
Durante los 90 días que duró la tregua, no todos los empresarios cumplieron con lo acordado en el documento sellado en la Casa Rosada. De las 128 compañías que adhirieron, un 10 % despidió o suspendió personal entre mayo y agosto, según un relevamiento que hizo LA NACION entre empresas, gremios y fuentes del Ministerio de Trabajo.
El caso más alarmante se dio en la construcción. Juan Chediak, titular de la cámara empresaria del sector, firmó el documento aquel 9 de mayo, pero desde entonces hasta la actualidad hubo aproximadamente 6500 suspensiones. Así lo informaron desde la Uocra en base a estadísticas que maneja el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda.
Hubo incumplimiento, además, en otros rubros. La compañía IBM redujo 100 puestos de trabajo, según precisó Pablo Dorín, referente de la Unión Informática. Hubo despidos en Alpargatas, Papelera Tucumán, y las automotrices Volskwagen y Fiat continuaron con su política de suspensiones y adelantamiento de las vacaciones.
Otro caso particular es el de las grandes cadenas de supermercados. Hubo despidos en las sucursales santafesinas con el argumento de la ley de descanso dominical que rige desde el 1° de julio en algunos municipios de la provincia. Sin éxito, Alfredo Coto intentó frenar el avance de esta legislación. El empresario hasta coordinó una estrategia con Armando Cavalieri, jefe del gremio de mercantiles, para que no prospere. El delegado de Cavalieri en las sucursales porteñas de Coto es Ramón Muerza. A Muerza lo apodan en el gremio de Comercio "el empleado del mes" por su afinidad con el supermercadista.

Fuente: La Nación

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora